Entre chismes y campanas 9 de enero

0
138

Aunque el presidente López Obrador ha desmentido varias veces que haya desabasto de gasolina en el país, el asunto parece complicarse y ha generado preocupación en la sociedad; incluso el gobernador del estado, Francisco Domínguez, reconoció ayer que la gente está molesta: “familias muy molestas, empresarios molestos, industriales molestos”, dijo tras señalar que el gobierno federal nunca informó sobre el cierre de ductos de Pemex.

Y por si esto no fuera suficiente, los temas que han venido crispando el ambiente en el país en los últimos días, parecen estar sumándose momento a momento, echándole más leña al fuego: el desplome del helicóptero en el que fallecieron la gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, y el senador Rafael Moreno Valle; la negativa del gobierno federal de apoyar el Acuerdo de Lima contra el gobierno de Maduro en Venezuela… y ahora la discusión sobre la aprobación de la Guardia Nacional.

Este martes, gobernadores del PRI, PRD y PAN (entre ellos el de Querétaro, Francisco Domínguez) participaron en las audiencias públicas en la Cámara de Diputados, en donde dijeron sí a la Guardia, pero con un mando civil, no militar; además de que exigieron respeto a la soberanía de los estados y a sus instituciones de seguridad.

La Secretaría de Desarrollo Social del Estado de Querétaro (SEDESOQ) aseguró que las 61 rutas del programa Transporte Escolar de la dependencia han estado operando al cien por ciento en los municipios de Querétaro, Amealco, Corregidora, El Marqués, San Juan del Río, Tequisquiapan, Huimilpan y Pedro Escobedo, “sin tener contratiempos ante el desabasto de combustible”.

En la zona del semidesierto, aclaró que este miércoles se normalizaría el servicio para los estudiantes de secundaria, en las 37 rutas en los municipios de Cadereyta, Colón, Ezequiel Montes, San Joaquín, Tolimán y Peñamiller.

En la zona serrana, el servicio de las 70 rutas comenzará a partir de mañana jueves para estudiantes de secundaria, en Arroyo Seco, Jalpan, Landa de Matamoros y Pinal de Amoles, “dependiendo del abasto de combustible en las gasolineras de la zona”.