Gobierno de México se disculpa públicamente con la periodista Lydia Cacho

0
138

“Yo he perdonado a mis torturadores”, dijo hoy la periodista mexicana Lydia Cacho, quien recibió una disculpa pública por parte del Gobierno de México por la tortura sexual a la que fue sometida en 2005

Por haber fallado en su responsabilidad de garantizar y proteger el derecho a la libertad de expresión, el Gobierno de México ofreció -este jueves 10 de enero- una disculpa pública a nombre del Estado Mexicano a la periodista Lydia Cacho, quien sufrió tortura como represalia por la publicación del libro “Los demonios del Edén”, basado en una investigación sobre trata de personas.

“Ciudadana Lydia María Cacho Ribeiro, a nombre del Estado Mexicano, le ofrezco una disculpa pública por la violación a sus derechos humanos”, señaló el subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, Alejandro Encinas, durante un acto realizado en las instalaciones de la Secretaría de Gobernación (Segob).

El funcionario federal agregó que este gesto obedece a la “detención arbitraria a la que fue sometida por diversas autoridades del Estado Mexicano, por la utilización de tortura como instrumento de investigación, intimidación y castigo a la que fue sometida por agentes del Estado Mexicano, durante su detención, así como la violencia y discriminación que sufrió”.

La secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, enfatizó que esta disculpa pública ocurrió debido a que las autoridades federales han sido consecuentes con la historia y con los errores y omisiones cometidos hace 14 años, cuando la informadora fue torturada mientras era trasladada de Quintana Roo hacia Puebla.

“El poder público y el poder político no estará subordinado al poder económico y, para enfatizar que estaremos protegiendo a quienes con su pluma o con su voz denuncien cuando la dignidad humana corra peligro o cuando el silencio sea cómplice de la injusticia”, añadió la encargada de la política interna del país.

Lydia Cacho recordó la conversación del exgobernador priista de Puebla Mario Marín Torres y el empresario Kamel Nacif, quienes orquestaron las agresiones sexuales a las que fue sometida la también defensora de los derechos humanos de niñas, adolescentes y mujeres.

“Esta disculpa es solo el primer paso de la reparación integral. Yo he perdonado a mis torturadores, no porque sea buena persona ni porque el presidente nos pida a todas y a todos que los perdonemos. Los he perdonado porque no permití jamás, como me enseñó mi madre, que colonizaran ni mi cuerpo ni mi espíritu”, indicó la periodista mexicana.

A 14 años de los hechos ocurridos en 2005, la informadora resaltó que el Gobierno de México tiene como responsabilidad -durante los próximos seis años- crear un verdadero Estado de Derecho. “Eso solo será posible si los líderes en cada área del Estado asumen que deben admitir la verdad y no crear realidades alternativas y complacientes”.

PGR detiene en Puebla a presunto responsable de tortura contra Lydia Cacho