¿Circular en sentido contrario?

0
291

El video que muestra cómo la secretaria del Trabajo y Previsión Social del Gobierno Federal Luisa María Alcalde circula en sentido contrario -a bordo de una motocicleta- en plena Plaza Constitución, tras salir de Palacio Nacional en la Ciudad de México, representa claramente lo que hoy estamos viviendo en el país…
La semana pasada, la “Cuarta Transformación” dio varios ejemplos de cómo el rumbo -de pronto- parece ir en sentido contrario a lo que dictan no solo la lógica y la ley, sino las promesas que llevaron a López Obrador a la silla presidencial.
Ahí está el video institucional de la Secretaría de Turismo sobre la estrategia nacional en la materia, que incluyó la imagen del Presidente López Obrador y el logo de Morena… y que -como era de esperarse- generó fuertes críticas.
Ahí está la amenaza del flamante senador de Morena, Félix Salgado Macedonio, de desaparecer -¡sí, por increíble que parezca!, de desaparecer- nada más ni nada menos que a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, si los ministros no ajustan sus salarios a la ley de remuneraciones cuya orden impide salarios superiores al del presidente… y que –como era de esperarse- generó, ya no digamos preocupación, sino risa.
Ahí está la reacción de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la solicitud de información de Milenio, para difundir los mensajes de radio entre la torre de control del Aeropuerto Internacional de Puebla y el helicóptero en el que perdieron la vida la gobernadora Martha Érika Alonso, el senador Rafael Moreno Valle y tres personas más; de reservar la información ¡hasta el final del sexenio!, porque su difusión afectaría el interés público, la seguridad nacional y generaría molestia entre los países que colaboran en la investigación del caso… y que -como era de esperarse- generó, aquí sí, una gran preocupación.
Ahí está la aprobación de la mayoría de Morena en el Senado de la “idoneidad” de los 11 candidatos a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) propuestos por Andrés Manuel, a pesar de su poco o nulo conocimiento en la materia (incluyendo a Jorge Amaya Mendívil, quien confundió CEL -Certificado de Energía Limpia- con su teléfono móvil), pero eso sí que “quieren servir a México”… y que –como era de esperarse- generó una gran molestia:
“…allá en mi pueblo, cuando alguien no sabía le ponían unas orejas de burro; y hoy si no sabes te hacen comisionado”, concluyó la senadora del PAN Xóchitl Gálvez.
Y si bien el propio López Obrador tuvo que recular y dar un manotazo, por lo pronto, ante el video de Sectur; el cual fue “bajado” por aquello de que “nada más les da elementos a nuestros adversarios para decir: ‘¿Ya ven? Son lo mismo, son iguales, es un partido de Estado’”; y ante los audios del accidente, los cuales fueron hechos públicos al día siguiente, por aquello de que: “(…) no haya ningún motivo a suspicacias. El que nada debe, nada teme”… la gran pregunta que surge es ¿a qué clase de precipicio nos llevará una conducción tan temeraria?