Divorcios obedecen a un ambiente secularista: obispo de la Diócesis de Querétaro

0
81

El obispo de la Diócesis de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, admitió que la cantidad de matrimonios religiosos han disminuido, durante los últimos años

La Iglesia católica tuvo conocimiento de la disolución de 300 matrimonios religiosos de 5 mil 500 que se contrajeron en 2018 y aunque la cifra es menor, el gran reto que tienen es fortalecer los valores dentro de la familia, aseguró el padre Jaime Gutiérrez Jiménez, encargado de la Pastoral Familiar en la diócesis de Querétaro.

Al término de la Eucaristía por el Día de la Familia recordó que, en el ámbito civil, se registran 30 divorcios de cada 100 matrimonios, pero a nivel eclesiástico se contabilizan en promedio cinco de cada 100 matrimonios.

“El porcentaje es bajo, aunque no quisiéramos que hubiera ningún divorcio sacramental, pero los motivos principalmente son la falta de diálogo y entendimiento mutuo”.

El obispo de Querétaro Faustino Armendáriz Jiménez reconoció que los matrimonios por la Iglesia han disminuido, pero esto se debe a un ambiente secularista.

Por ello, dijo, la Iglesia se enfrenta al desafío de ir a las colonias y visitar casa por casa a las familias tanto católicas como las que no lo sean para hacerles ver que es mejor estar con Dios que sin él.

“Ante la descomposición social, corrupción, violencia, crisis familiar y los divorcios, el reto que tenemos es insistir en lo sagrado de la unión del hombre y la mujer, que no es sólo una prueba de si nos va bien, sino que se debe asumir una responsabilidad. Es cierto que ha disminuido el número de matrimonios religiosos y esto se debe a la secularización y a la falta de testimonio de las parejas que han contraído un compromiso y que luego se van”.

Durante la homilía, el prelado destacó que el matrimonio es un acto religioso que no puede modificarse según las convenciones sociales, y enfatizó que la Iglesia sólo reconoce como familia a la conformación de un hombre y mujer; una madre soltera y a los divorciados que vuelven a casar.

Hizo referencia a los matrimonios igualitarios, al referir que en ocasiones se generan problemas sociales por querer establecer modelos de familia que no fueron instituidos por Dios.

Llamó a adoptar una cultura de misioneros, a fin de promover la ideología católica en cada familia para atacar la descomposición del tejido social.

Alienación parental en 50 por ciento de los divorcios