Solo una estación del río San Juan reporta calidad del agua “excelente” y “adecuada”

0
248

Otra de las estaciones del río San Juan se encuentra “fuertemente contaminada”, pues presenta alta carga contaminante por descargas de aguas residuales crudas municipales y no municipales

De las 16 estaciones de monitoreo de la calidad del agua ubicadas en el río San Juan, operadas por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), solo una reporta condiciones normales o que no está contaminada con Coliformes Fecales (CF) y calidad del líquido es “excelente” en el indicador de Sólidos Suspendidos Totales (SST), los cuales tienen su origen en aguas residuales y erosión del suelo.

El reporte del Sistema Nacional de Información del Agua (Sina) -dependiente de la Conagua- sobre la calidad de esta, refiere que, además de lo anterior, otra de las estaciones se encuentra “fuertemente contaminada” en los cuatro indicadores que contempla el informe, es decir, presenta alta carga contaminante por descargas de aguas residuales crudas municipales y no municipales, además de mala condición para peces y alteraciones severas con fuerte contaminación bacteriológica.

De acuerdo con el Informe de la Situación del Medio Ambiente en México. Compendio de Estadísticas Ambientales. Indicadores Clave, de Desempeño Ambiental y de Crecimiento Verde, 2015, elaborado por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), las aguas residuales domésticas, industriales, agrícolas y pecuarias contienen elementos y sustancias químicas disueltas, así como sólidos suspendidos, que si se vierten sin tratamiento, contaminan los cuerpos de agua superficiales.

“Las aguas residuales de origen municipal provienen de descargas de aguas de las viviendas, edificios públicos y de las escorrentías; estas aguas residuales son colectadas por el drenaje. Sus principales contaminantes son el nitrógeno, fósforo, compuestos orgánicos, bacterias coliformes fecales y materia orgánica, entre muchos otros”, refiere.

La Organización Mundial de la Salud, mediante una nota publicada el 7 de febrero de 2018 en su portal de Internet, advierte que el agua contaminada y el saneamiento deficiente están relacionados con la transmisión de enfermedades como el cólera, diarreas, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea y la poliomielitis.

“Se calcula que unas 842 mil personas mueren cada año de diarrea como consecuencia de la insalubridad del agua, de un saneamiento insuficiente o de una mala higiene de las manos”, agrega.

En San Juan del Río, 350 personas evacuadas por desbordamiento del río San Juan