Entre chismes y campanas 11 de abril

0
185

Que la diputada panista Elsa Méndez Álvarez -quien el mes pasado vitoreó al obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz, durante una sesión de pleno de la LIX Legislatura del estado, que se llevó a cabo en la sierra- denunció ante la Fiscalía General del Estado los insultos que, aseguró, ha recibido en redes sociales por su postura a favor de la vida y la familia.

“Todos los días tenía una agresión con groserías, persecución en mis redes sociales; ya la fiscalía determinará el proceso, yo solo lo manifesté qué es lo que estaba sucediendo; llevé todas las pruebas como cualquier ciudadano, de hecho cuando fui no llevé prensa, ni lo publiqué en mis redes sociales”, reconoció este miércoles.

Sin embargo, aclaró que no solicitaría “acompañamiento” o “protección” a su persona, pues admitió que no ha recibido ninguna amenaza.

Y ayer mismo, defensores de derechos humanos encabezados por Maricruz Ocampo Guerrero convocaron a una rueda de prensa para hoy, a las 9:30 de la mañana, precisamente por esta denuncia presentada por la legisladora local, que -aseguran- es contra “activistas”… Así las cosas en las “benditas redes sociales”, como diría AMLO.

Hablando de López Obrador y de diputados locales, el priista Hugo Cabrera Ruíz lamentó la amenaza que lanzó el presidente de la República de instalar gasolineras del gobierno federal si los empresarios no disminuían los precios del combustible.

Anticipó que buscará un encuentro con propietarios de estaciones en el estado: “sería importante saber qué opinión les merece esto a los gasolineros, porque es un retroceso… la intención, cuando se pensó en abrir la competencia a gasolineras, era para que la gente tuviera más opciones, mejores precios y productos; y sobre todo no monopolizar, que es lo que pretende el presidente”.

También aseguró que las declaraciones del Ejecutivo federal son “para seguir ocultando el fracaso de la política contra el huachicoleo”, y acusó a su gobierno de “intervencionista”: “Regresamos a un modelo estatista, en donde hay un desdén y desprecio, una política contraria a la inversión privada… Y ahora en esa permanente actitud de nostalgia por el pasado, me parece acorde a esa política y lamentable para las condiciones que vive hoy el mundo”, concluyó.