Parkinson, un mal que va en crecimiento

0
177

Aunque no existe cura para el parkinson (trastorno neurodegenerativo), con un diagnóstico oportuno se pueden tratar los síntomas derivados de la falta de dopamina en el cerebro

Con información de Notimex

Hoy en día, la enfermedad de Parkinson ocupa el tercer lugar en frecuencia entre los padecimientos neurológicos en el ámbito mundial, pero muchas veces sus síntomas se confunden con los de otras enfermedades y los pacientes no reciben tratamiento a tiempo.

Temblor en reposo, rigidez muscular, lentitud, trastornos del equilibrio, inexpresividad facial, seborrea y salivación excesiva son algunos de los síntomas que presentan quienes viven con este mal.

La enfermedad es crónica e incurable, es decir, persiste y sus síntomas empeoran con el tiempo. Generalmente, comienzan lentamente en uno de los lados del cuerpo, para luego afectar ambos.

Aunque esta es más frecuente en personas mayores de 65 años, la enfermedad puede iniciar en la infancia o la adolescencia y diagnosticarse antes de los 50 años. La detección oportuna contribuye a mejorar la calidad de vida de los pacientes.

Actualmente no existe tratamiento que pueda ralentizar la progresión del parkinson, pero se pueden tratar los síntomas derivados de la falta de dopamina en el cerebro, neurotransmisor que interviene en las funciones del movimiento, la memoria y la atención.

Los medicamentos que se usan con más frecuencia son los que producen dopamina y luego están los que estimulan a los receptores de dopamina, proporcionando un alivio sintomático.

También existe una cirugía de estimulación cerebral, a través de la cual se colocan electrodos en las estructuras profundas del cerebro, los cuales se conectan con una batería que proporciona estimulación eléctrica que ayuda a controlar los movimientos involuntarios o la rigidez.

En el marco del Día Mundial del Parkinson, que se conmemora el 11 de abril, especialistas del Hospital Houston Methodist informaron en su órgano interno de difusión que están realizando estudios clínicos que involucran medicamentos para el tratamiento sintomático.

En un par de ensayos clínicos se busca comprobar la seguridad y eficacia de medicamentos que podrían modificar el curso de la enfermedad, explicó en una publicación de esta institución médica Olga Waln, especialista en neurología y desórdenes del movimiento.

Olor de la piel podría ayudar en diagnóstico precoz de parkinson

Científicos de la Universidad de Manchester identificaron que pequeñas moléculas contenidas en una sustancia secretada por la piel, conocida como sebo, es responsable de un olor único en las personas con parkinson.

Con ello, podrán contribuir al desarrollo de una prueba de diagnóstico temprano para ese trastorno neurodegenerativo, ya que destacaron que esa enfermedad puede causar una producción excesiva de sebo, líquido biológico a base de lípidos y ceroso natural que hidrata y protege la piel.

Los investigadores del Instituto de Biotecnología de esa universidad identificaron que las personas con parkinson tenían un olor distinto, que cambiaba de intensidad a medida que la condición avanzaba.

Causas de la enfermedad

Aún se desconoce la causa exacta del parkinson. Aunque algunos casos son hereditarios y se pueden deber a mutaciones genéticas específicas, la mayoría es esporádica, lo que quiere decir que la enfermedad generalmente no es hereditaria.

De acuerdo con los estudios realizados hasta ahora, se cree que es el resultado de una combinación de susceptibilidad genética y exposición a uno o más factores ambientales desconocidos que desencadenan la enfermedad.

Parkinson, afecta a unos 6.2 millones de personas a nivel mundial