Cruz de Cristo no se negocia, o se acepta o se rechaza: Obispo

0
55

Con la bendición de las palmas, la entrada solemne de Jesús a Jerusalén y el relato de su pasión y muerte en la cruz, inicia, para quienes profesan la fe católica, la Semana Santa mejor conocida como Semana Mayor.

El Obispo de la Diócesis de Querétaro, Faustino Armendáriz Jiménez, reconoció que Cristo acoge la voluntad de su padre Dios al recorrer un camino de pasión, humillación y muerte, por ello, aseguró que todos los católicos tienen la esperanza de seguir el mismo camino, aunque tengan que sufrir el peso de la cruz porque “la cruz no se negocia, o se acepta y abraza con humildad o se rechaza y se siguen los propios planes”.

Ejemplificó que hay padres de familia quienes llevan una cruz a cuestas al no saber nada de sus hijos desaparecidos, o quienes son víctimas de secuestros, violencia y de la inseguridad que se vive en México.

“Es una cruz real, sin embargo, la cruz de la responsabilidad es de todos los días y la fe se profesa con la familia, la pareja, el trabajo, la honestidad, al ser vínculo de unidad y no de división… para quienes sean líderes de opinión y las autoridades, es una cruz porque se debe asumir con lealtad y honestidad”.

Recordó que el Papa Francisco pidió a la grey católica que se identificará con alguno de los personajes de la pasión de Cristo y reflexionara sobre ello.

“Nos identificamos con el Simón de Cirineo quien ayuda a Jesús a llevar la Cruz de Cristo, con Judas quien lo traiciona que a pesar de decirle a Dios que lo quiere, con quienes quieren encerrar la palabra viva y no dejarla salir o con aquellas mujeres que se acercan a reconocer el sacrificio de Jesús”.

El mensaje de esta Semana Santa para quienes profesan la fe católica, dijo, es que no dejen solo a Jesús porque él nunca lo ha hecho por lo que consideró que son tiempos de reflexión, discernimiento y de escuchar a Dios en silencio.

“La gran esperanza es que al momento de la resurrección Jesús nos ofrece una vida nueva si realmente acompañamos a este Jesús que se humilla, nosotros podremos albergar la esperanza de un nuevo cambio, de resurrección y vida nueva”.

La inseguridad en Querétaro refleja lo que está pasando en México: obispo