Gobierno de EUA analiza entrevistar a migrantes para determinar si “miedo es creíble”

Altos funcionarios del gobierno de Donald Trump han estado analizando la manera de incrementar la presión ante la inmigración, entre ellas, entrevistas para determinar si las solicitudes de asilo son por “miedo creíble” de volver a sus países.

El gobierno podría reintroducir nuevas restricciones migratorias para los ciudadanos de esos países, según dos personas con conocimiento de los planes y que hablaron a condición de guardar el anonimato debido a que no tenían autorización para revelar conversaciones privadas.

La idea, reportada en primera instancia por The Wall Street Journal, es apenas una de varias que sopesa el gobierno.

Las ideas han ido desde las extremistas —incluyendo la amenaza de Trump de cerrar la frontera sur y considerar separar nuevamente a los hijos de sus padres— hasta sutiles variaciones al sistema de migración legal, que incluye esfuerzos por reducir la cantidad de personas que permanecen en el país tras la expiración de sus visas y que, de acuerdo al apartidista Centro de Estudios Migratorios, supera en número a los cruces ilegales en la frontera.

Se analizan también planes para que agentes de la Patrulla Fronteriza realicen entrevistas iniciales para determinar si los migrantes que solicitan asilo tienen “miedo creíble” de volver a sus países de origen. Los agentes son los primeros en entrar en contacto con los migrantes y se cree que serían más estrictos que los funcionarios de asilo. Además, las autoridades han estado sopesando elevar los estándares para la concesión de asilo y cambiar el sistema judicial para que los últimos casos en presentarse sean los primeros en ser procesados. Algunos de los planes se han propuesto, rechazado y presentado nuevamente.

El gobierno también ha sopesado ir tras los pagos de remesas enviados por las personas que están ilegalmente en el país. Stephen Miller, asesor de la Casa Blanca, ha presionado a funcionarios de Seguridad Nacional para proseguir con los planes de castigar a los inmigrantes que están ilegalmente en el país por utilizar prestaciones públicas como el programa de cupones para alimentos.

El portavoz de la Casa Blanca Hogan Gidley dijo que la presidencia se enfoca en ambos temas.

“Es una de las prioridades principales del gobierno y lo ha sido durante dos años, reducir las tasas de personas que permanecen una vez expiradas sus visas y el programa de exención de visas, y es bien sabido que el gobierno trabaja para garantizar la implementación fiel de las reglas de bienestar migratorio para proteger a los contribuyentes estadounidenses”, declaró.

En tanto, Trump insinuó el lunes que cumplirá su amenaza de enviar a los migrantes a las llamadas ciudades santuario en un aparente intento por cobrar venganza de sus rivales demócratas, aunque al momento se desconoce si ese plan es factible.

Confirman idea de Trump para enviar a migrantes indocumentados a ciudades santuarios