“Anexos” en Querétaro, entre la falta de licencias y encierros en calabozos: informe

0
322

En dichos anexos también se presentan irregularidades como la falta de personal capacitado para el tratamiento adecuado de las adicciones, así como tratos crueles e inhumanos hacia los internos

Castigos con agresiones físicas y psicológicas e incluso encierro en un calabozo; hechos posiblemente constitutivos del delito de privación ilegal de la libertad; tratos crueles e inhumanos; indignas y deficientes condiciones de salubridad e higiene; son parte del entorno en el que se desenvuelve la vida de las personas que se encuentran en los llamados “anexos” establecidos en el estado de Querétaro.

De acuerdo con el Informe Especial sobre Personas en Instituciones de Rehabilitación y Tratamiento de Adicciones “Anexos” -elaborado por la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro (DDHQ), con número de oficio VG/55/2019 y fechado el 30 de enero de este año-, además de lo anterior, en dichos centros también se presentan irregularidades, la falta de licencias o permisos para su funcionamiento, así como la falta de personal capacitado para el tratamiento adecuado de las adicciones.

Según consta en el documento, dirigido al gobernador Francisco Domínguez Servién, las circunstancias mencionadas fueron informadas a la DDHQ por las personas internas u observadas durante 54 visitas a centros de rehabilitación y tratamiento de adicciones particulares en la modalidad residencial, ubicados en los municipios de Querétaro, Corregidora, San Juan del Río, Tequisquiapan, Huimilpan, Ezequiel Montes y El Marqués; todas efectuadas entre 2017 y 2018 por personal adscrito a la Visitaduría General del organismo autónomo.

En las inspecciones, continúa el informe, se revisó que los establecimientos contarán con la documentación requerida para su funcionamiento, un programa general de trabajo con el tratamiento médico y psicosocial, reglamento interno y manuales técnico-administrativos, así como expedientes de las y los menores de edad recluidos para corroborar que estuvieran bajo el consentimiento de su tutor o representante legal.

Se verificó, además, que los “anexos” contaran con la infraestructura y equipamiento necesarios, la atención que se brinda, la información al usuario y familiares o representante legal sobre las condiciones del establecimiento y costos, así como el ingreso y permanencia en ellos, y que brindan alimentación y atención médica.

Pide párroco de Santa Clara análisis serio de anexos