Tecnoferencia: esclavos del ‘smartphone’

0
301

Los avances tecnológicos mejoran la calidad de vida de los usuarios, pero también pueden dar resultados negativos que afectan la cotidianidad y las relaciones sociales

Cuando una interacción cara a cara es interrumpida por el sonido del teléfono celular que avisa que ha llegado un mensaje, un correo o una actualización en redes sociales, se habla del fenómeno denominado ‘tecnoferencia’, un término que llega con la llamada revolución 2.0 y que toma su nombre de los conceptos ‘tecnología’ e ‘interferencia’.

Incluso investigadores de la Universidad de Tecnología de Queensland, Australia, sugieren que los teléfonos inteligentes están arruinando nuestras vidas, pues una de cada cinco mujeres y uno de cada ocho hombres en el mundo están perdiendo horas de sueño debido a sus ‘smartphones’, lo cual provoca más cansancio y menos productividad.

En cambio, para Nayeli Hidalgo, quien es parte del Lab Libre Digital (LLD), un proyecto de comunicación especializado en promover la alfabetización de la cultura digital, la tecnoferencia es una interrupción en la comunicación tradicional que conocemos, compuesta por emisor-mensaje-receptor, que se ha visto afectada por la herramienta tecnológica (el ‘smartphone’) al causarle interferencia.

“La comunicación se ha ido adaptando, la aparición del ‘smartphone’, que se ha convertido en una minicomputadora que nos permite realizar muchas tareas, forma parte de una comunicación evolutiva; a nosotros no nos corresponde decir si es bueno o malo, sino cuestionarnos las ventajas y desventajas que este dispositivo nos puede traer en nuestra vida cotidiana”, puntualizó.

Asimismo, destacó la importancia del autocontrol, entendiendo que, para disfrutar de los beneficios de la tecnología, se debe tener responsabilidad al usarla.

“Debo estar consciente de todos los peligros que implica el uso de la tecnología: si yo no conozco qué es el ‘sexting’, el ‘grooming’, cuando me llegue a topar con estos fenómenos, no voy a saber que hacer”.

Por su parte, Manuel Ortiz, especialista en educación digital y miembro del proyecto LLD, habló sobre el cambio que han tenido las relaciones humanas con el uso de estas herramientas tecnológicas, considerando tres criterios básicos: inmediatez, cercanía y efecto social.

“Sherry Turkle estuvo al frente de varios proyectos en los años 90, en la llegada de Internet, y ahora es una de las principales críticas de estos fenómenos; en uno de sus libros ella dice: ‘procuramos estar tiempo a solas para tener un mayor tiempo de calidad en nuestra interacción social-digital’, es decir, necesitamos esa soledad real para proyectar una socialización digital. (…) Es verdad que se está perdiendo la calidad del diálogo humano, cara a cara, pero hay otros autores que celebran esta parte y dicen que nos enfrentamos a un cambio de lenguaje y de tipos de comunicación, en donde ya no es tan necesario tener una persona cara a cara para tener una comunicación tan entrañable como la de antes, porque los símbolos también se han transformado”, añadió Ortiz.

Para el psicólogo clínico Juan Carlos García, la dinámica de vida actual basada en la tecnología ha hecho que las personas tengan dificultades para resolver problemas.

“Sabemos que el uso de las computadoras, celulares y redes sociales se ha incorporado a la dinámica de pareja, a la dinámica familiar, y esto causa un efecto en su convivencia. (…) Hay una dificultad o una disminución en la capacidad de los adultos, de los padres, para poder resolver problemáticas sencillas. Que las parejas se enojen es hasta cierto punto necesario, el problema es que no hay esa capacidad para resolver los problemas más simples, para tomar decisiones y acuerdos”, comentó el especialista, al asegurar que aunque en las consultas que atiende sí hay una queja sobre el uso excesivo del teléfono móvil, esta solo es parte de un problema mayor.

Caen ventas anuales de smartphones