Entre chismes y campanas 10 de junio

“Los mexicanos no aceptamos muros, ni de concreto ni de aranceles”, dijo el gobernador de Querétaro -y presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago)- Francisco Domínguez, durante el Acto de Unidad y Defensa de la Dignidad de México y en Favor de la Amistad del Pueblo de Estados Unidos, convocado por el presidente de la República.

Desde Tijuana, el gobernador aseveró que México envió un poderoso mensaje al mundo: “Es preciso que el respeto supla a la imposición; el entendimiento, a la desconfianza, y el argumento, a la amenaza”.

Asimismo reconoció el esfuerzo de López Obrador, y de toda la sociedad mexicana, para enfrentar con madurez y firmeza esta hora de incertidumbre; también celebró la “templanza y firmeza del equipo negociador”, encabezado por el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, quien aseguró -por cierto- que si bien no se ganó todo, “salimos con la dignidad intacta”…

Sin embargo, el presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo, no se mostró muy convencido de ello: “Lo que es en mi criterio, es inmoral e inaceptable, es el doble acero entre la frontera norte y la del sur. Por una parte, exigimos que nos abran las puertas y, por el otro lado, sellamos el paso de los centroamericanos para hacerle un favor a los Estados Unidos”. ¡ZAZ!

Y tampoco los senadores del PAN quedaron muy conformes con el acuerdo alcanzado y exigieron que el Plan de Desarrollo Integral para la inversión en el sur de México y Centroamérica sea enviado al Senado para su aprobación.

La fiscalía del estado informó que ejecutó una orden de cateo en un domicilio en El Refugio e identificó a dos personas relacionadas con las mantas supuestamente vinculadas a un grupo delictivo (a las que calificó como “mensajes falsos con fines de causar falsa alerta en la población”). Y aseguró que los sujetos fueron contratados por ¡400 pesos! Uno de ellos se dedica al manejo de transporte ejecutivo.

Este fin de semana, seis policías federales fueron detenidos por policías municipales de Querétaro por intentar obtener 10 mil pesos de tres jóvenes que dizque habían cometido una infracción de tránsito, y a los que, además, al quedar en evidencia los federales, quisieron incriminar de poseer sustancias tóxicas. Una llamada al 911 alertó de la situación y los elementos fueron puestos a disposición de la Fiscalía General de la República. ¡Bien, por los oficiales municipales!