Migración desde los derechos humanos

0
119

Conocí personalmente al periodista Marco Lara Khlar en 2003, durante un congreso de seguridad en el que coincidimos en la ciudad de Querétaro; pero fue en un encuentro que tuvimos en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, en 2006, cuando el tema de migración se coló en la charla.
Estábamos en un congreso sobre migraciones en el sureste, con personas expertas de México, Francia, Estados Unidos y Guatemala; como era de esperarse, la charla se prolongó a un buen bar en el centro de Jovel, el nombre original de aquella ciudad chiapaneca.
Conversamos mucho, pero recuerdo siempre una postura de Marco Lara sobre cómo la prensa trataba históricamente el tema de migración y que en muchos casos las noticias sobre migraciones estaban solo relacionadas con muertes y violencia, y se publicaban en las secciones de información policiaca, lo que solo contribuye a la criminalización del desplazamiento humano.
¿Qué tanto ha cambiado este tratamiento informativo? La verdad es que muy poco, especialmente en medios locales y pequeños en ciudades donde quieren seguir viendo la migración como una invasión y no como un conflicto mucho mayor.
Incluso en ciudades de tránsito como Querétaro, Celaya, Toluca, por citar algunas, los medios recogen como noticia las opiniones de la sociedad sobre lo “negativa” que es la presencia de migrantes y los equiparan con delincuentes, personas sucias, drogadictas y lo que le sigue.
Ni siquiera las multitudinarias caravanas que vimos entre octubre y noviembre de 2018 lograron cambiar del todo la percepción social hacia el fenómeno migrante.
El reciente acuerdo alcanzado y presentado a medias a la prensa por el gobierno federal no es claro y ha permitido más bien la especulación y se centró en que Estados Unidos aceptó frenar la imposición de aranceles a nuestro país porque nuestro canciller dobló las manos y prometió militarizar la frontera sur de México con la Guardia Nacional.
De ser cierto, esto solo viene a ratificar de alguna forma esa terrible idea de que la migración es perniciosa y daña a los países.
Este es un momento en que como periodistas debemos hacer un alto total y ponernos a ver hacia adentro, a ver la manera en que debemos abordar el fenómeno migratorio desde la construcción de las noticias.
Los derechos humanos son un tema transversal, están lo mismo en los deportes que en la cultura, los espectáculos, la política, la seguridad; todo tiene que ver con derechos humanos y ese debería ser el primer concepto que debemos reaprender las y los periodistas.
Tenemos que entender que la migración es ante todo un derecho humano y, por tanto, los medios tenemos la responsabilidad de informar con responsabilidad, sin vulnerar los derechos de las personas, ni mucho menos criminalizarlas.
Si la nueva circunstancia del país nos hará voltear más hacia nuestras fronteras y hacia las zonas de paso, entonces tenemos que tener perspectiva de derechos humanos, como ha insistido Marco Lara, y muchos y muchas le hemos hecho caso.

*Periodista. Autor del Manual de autoprotección para periodistas y de la Guía de buenas prácticas para la cobertura informativa sobre violencia.