El espectáculo de la diputada panista…

¡Vaya “numerito” el que armó el viernes pasado la diputada del PAN, Elsa Méndez, tras la detención de cuatro mujeres que habían colocado una manta como parte de la campaña #NoTeMetasConMisHijos, en un puente a la altura de la colonia Obrera, sobre la Avenida 5 de Febrero!

El secretario de Gobierno del Municipio de Querétaro, Apolinar Casillas, explicó que los policías habían pedido “amablemente” a las manifestantes que se retiraran o que usaran otro mecanismo para no generar un riesgo a quienes circulan abajo del puente; y como se resistieron, fueron detenidas… aunque todo acabó en una simple amonestación.

Pero, la legisladora – presidenta de la Comisión de la Familia- agarró parejo y exigió que la atendieran de inmediato; vociferó y retó -en entrevista con medios de comunicación y en trasmisiones en vivo en Facebook- lo mismo al comunismo; a los represores del estado; a la presidenta de la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro, Roxana de Jesús Ávalos Vázquez; al presidente municipal de Querétaro, Luis Bernardo Nava; a los “niñitos” y “escuincles” con sus comentarios “inútiles” y “absurdos”; y que al juez cívico.

Con un discurso poco estructurado -fuera de sí y entrecortada la respiración- habló de fuerzas políticas, de fuerzas a nivel nacional que van a respaldar la campaña en contra de la agenda socialista-comunista que “te arrebata a tus hijos de las manos, y eso en México no se va a permitir”; advirtió que esto no va a parar y que no la van a callar porque la educación es “de los padres de familia”.

Y de pasada, arremetió contra la inseguridad en Querétaro: “Como si el estado estuviera tan excelente en seguridad para distraer a tantos policías para detener a tres mujeres”. También gritoneó y retó a policías municipales; al ingresar a las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal, ubicadas en Desarrollo San Pablo.

El lunes de la semana pasada, la diputada –desde su visión conservadora en temas como el aborto, el matrimonio y la adopción entre personas del mismo sexo; y que ha lanzado porras al obispo de Querétaro, Faustino Armendáriz en medio de una sesión de pleno de la Legislatura- anunció su apoyo a la campaña #NoTeMetasConMisHijos, para manifestarse en contra de la reforma educativa recientemente aprobada, y de los programas de educación sexual integral.

Algo queda claro, si los panistas no le ponen un alto al radicalismo de esta legisladora, los va a meter en serios problemas; porque el horno no está para bollos… y los ánimos están encendidos por todos lados.

Y lo que son las cosas… apenas el jueves de la semana pasada, los diputados locales aprobaron el Código de Ética del Poder Legislativo del Estado de Querétaro; el cual señala que entre los valores y principios que deben observar los servidores públicos están la apertura, la equidad, la flexibilidad (“Modificar criterios y prácticas ante la crítica y autocrítica constructivas, para responder dinámicamente a los desafíos de una sociedad cambiante”), la igualdad y la no discriminación, la imparcialidad, la universalidad y el respeto a los derechos humanos.

La representante popular olvida que, hoy, en este país –y por supuesto en el estado- cabemos todos; que el fanatismo, la intolerancia, la intransigencia y la obstinación -desde la derecha o desde la izquierda- no benefician en nada a una sociedad lastimada por la violencia y la inseguridad…

Cuando la venda de la justicia cae…