México, principal importador de leche descremada en polvo

0
185

Querétaro se ubicó en el lugar 12 en cuanto a la producción de leche de bovino en el país

Aunque con algunos vaivenes, la producción de leche de bovino en el país ha aumentado en los últimos 38 años; pero, esta ha sido insuficiente para cubrir la demanda interna, y –en consecuencia- se ha recurrido a la importación de lácteos.

Según el reporte La producción y el comercio de lácteos en México, publicado por el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria (Cedrssa) de la Cámara de Diputados a nivel federal: “los instrumentos de reciente creación, los precios de garantía y otros programas del gobierno federal, pueden incentivar aún más la producción nacional de leche, y contribuir a aminorar la dependencia del exterior, particularmente de Estados Unidos”.

Entre dichos instrumentos, hace referencia al Decreto Presidencial por el que se crea el organismo público denominado Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), publicado el 18 de enero de 2019; y los lineamientos de operación del programa de precios de garantía a productos alimentarios básicos, del 1 de marzo de 2019.

El documento de Cedrssa da cuenta de que la producción de leche en el país incrementó a una tasa media de crecimiento anual de 1.5 por ciento entre 1980 y 2018 (en 1980, se produjeron alrededor de 7 mil millones de litros; en tanto que el año pasado fueron poco más de 12 mil millones de litros).

En 2018, Jalisco encabezó la lista con la mayor producción, la cual ascendió a 2 mil millones 433 mil 17 litros de leche; esto es el 20.26 por ciento del total nacional. Querétaro se ubicó en el 12o. lugar, con 402 mil 317 litros (3.35 por ciento).

Según datos del Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) citados en el estudio, nuestro país fue el octavo productor mundial; pero, en cuanto a la importación de leche descremada en polvo, ocupa el primer lugar: en 2018, adquirió 360 mil toneladas.

“Gran cantidad de la leche descremada en polvo comprada por México es distribuida a precio reducido a través de LICONSA (Leche Industrializada Conasupo, S.A. de C.V.), con la finalidad de contribuir a mejorar la nutrición y alimentación de la población de escasos recursos, así como al desarrollo de sus capacidades básicas”, consigna el reporte.

Además, importa grandes cantidades de mantequilla y queso: en ambos casos se encuentra en la cuarta posición, con 30 mil toneladas de mantequilla importadas en 2018; y 123 mil de queso.

Las importaciones de lácteos de nuestro país provienen -principalmente- de nuestro vecino del norte, sobre todo en el marco del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); tan solo en 2018, las compras de leche descremada en polvo fueron por un monto de 697 millones de dólares (el 97 por ciento tuvo como origen Estados Unidos); el resto se adquirió en Canadá, Polonia, Uruguay y Bélgica.

También la compra de queso se hace básicamente a los Estados Unidos, el 77 por ciento de los 515 millones de dólares destinados a estas importaciones el año pasado, fueron en Norteamérica.

Revisan padrón de productores de leche para pagar precios de garantía