Entre chismes y campanas 24 de junio

“Que nadie se ofenda porque limpiemos la casa. Quien haya abusado tendrá que pagar las consecuencias. Nadie está por encima de los intereses de las y los queretanos… A donde tope”, escribió ayer el alcalde Luis Nava en Twitter.

Que la investigación de la muerte de Nancy Morales Hidalgo, el jueves pasado, en Tequisquiapan -y que tanta consternación ha causado-, se realiza por feminicidio, confirmó la Fiscalía General del estado; ayer por la tarde, su expareja sentimental fue detenida.

Nancy había recurrido a la fiscalía, a los institutos municipales de Tequisquiapan y San Juan del Río, así como a la Coordinación de Atención Ciudadana de gobierno del estado para pedir apoyo, porque creía que el padre de su hija estaba planeando su muerte; apoyo que, evidentemente -si lo hubo-, fue insuficiente, porque acabó siendo privada de la vida fuera de la escuela de su hija.

Pero que sí hubo tal apoyo, se aseguró en la rueda de prensa de la fiscalía: “Se le brindó la atención solicitada, ofreciéndole los servicios de asesoría legal y se realizó un plan de seguridad. Dicho plan implica dar herramientas para reaccionar ante una situación de riesgo; además, que se le recomendó informar a sus cercanos sobre la situación que afrontaba en caso de que requiriera apoyo inmediato”.

Incluso, se puntualizó que en “la Comisión Estatal de Atención a Víctimas, se le hizo una entrevista inicial para su valoración, se le dio a conocer sus derechos, se visibilizó la situación de violencia en la que se encontraba y se le dio la asesoría legal, debido a que tenía notorios signos de violencia económica y psicológica”.

Y se prometió que habrá mesas de trabajo interinstitucionales “para revisar cada una de las actuaciones de las y los servidores públicos involucrados, para que, a partir de ello, se genere un plan de trabajo que refuerce el acompañamiento a mujeres víctimas de violencia”.

Pero lamentablemente hoy ella está muerta y resulta indispensable que, independientemente del obligado proceso penal al presunto responsable, se investigue si hubo alguna omisión por parte de las autoridades y se finquen responsabilidades.

En la carta que entregó en Atención Ciudadana, Nancy suplicó por su vida, dijo que no quería ser una de las mujeres que cada 160 minutos mueren en este país… y hoy, trágicamente, forma parte de la estadística.