UAQ y ONU analizan reducción de riesgo ambiental de minas de mercurio en Sierra Gorda

Querétaro, primer lugar nacional en extracción de mercurio, todavía tiene minas artesanales de este mineral al igual que Guerrero, Durango, San Luis Potosí y Estado de México

Con la finalidad de sumar acciones universitarias para cumplir con el Convenio de Minamata, la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) participó en el Diálogo para definir el Proyecto: “Reducción del riesgo ambiental global a través del monitoreo y desarrollo de un sustento alternativo para el sector minero primario de mercurio en México”, en alianza con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) Medio Ambiente, Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático y el Gobierno de Querétaro.

Al encabezar este encuentro, Teresa García Gasca, rectora de la UAQ, refirió que es muy importante atender este tema desde diferentes ámbitos como la academia, organismos internacionales y asociaciones, los cuales, dijo, están preocupados por el acatamiento de este tratado internacional para proteger la salud humana y el medio ambiente de los efectos nocivos del mercurio.

“El Convenio de Minamata plantea objetivos muy ambiciosos, pero los tenemos que cumplir en su conjunto, trabajando juntos; sin duda los lazos que se han generado a lo largo de estos años han fortalecido las acciones sobre la Sierra Gorda, especialmente las minas de mercurio desde el punto de vista ecológico, de salud, laboral y social, puesto que es un problema complejo que exige trabajo interdisciplinario”, acotó.

Al respecto, Izarelly Rosillo Pantoja, investigadora de la Facultad de Derecho y organizadora del evento, explicó que el propósito es dar a conocer los lineamientos del GEF para la asignación de recursos y los componentes del Resumen sobre Minamata Initial Assessment (MIA, por su siglas en inglés), que tiene como finalidad reducir los riesgos de exposición ambiental, aplicar un monitoreo y el desarrollo en el sector minero primario.

“Este diálogo tiene como punto de partida la entrada en vigor del Convenio de Minamata que se da en agosto de 2017 y donde empieza a correr un plazo de 15 años para eliminar el mercurio en todos sus ámbitos de producción, comercialización, distribución y consumo” aseguró.

Querétaro ocupa el primer lugar en la extracción de mercurio a nivel nacional, y al igual que otros estados del país como Guerrero, Durango, San Luis Potosí y Estado de México, aún cuenta con minas de extracción artesanal de este mineral que antes estaban ‘dormidas’ y ahora ‘despiertan’ para la producción de este recurso, según explicó Rosillo Pantoja.

Sin embargo, dijo, México hizo evidente está situación a nivel mundial, pues los mineros dependen de esta actividad, además están expuestos a los peligros, y son los que menos reciben recursos; por lo tanto la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático fue sensible a esta situación y decidió fondear recursos para atender a los mineros del país.

Por ello, desde la Universidad se plantean alternativas económicas, productivas y sustentables para los mineros y sus familias.

A este diálogo también acudieron ponentes de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, Secretaría de Economía, la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y el Grupo Ecológico Sierra Gorda.

Rectora de la UAQ exige a diputados federales cambios a la Ley General de Educación