Psicólogos piden a López Obrador creación de Ley General de Salud Mental

Psicólogos solicitaron que el Gobierno de México implemente servicios de salud mental de calidad, incluyentes y éticos en todos los hospitales del país

Académicos y Profesionales de la Psicología que forman parte del Consejo Nacional para la Enseñanza e Investigación en Psicología, A.C. (CNEIP) y de la Federación Nacional de Colegios Sociedades y Asociaciones de Psicólogos de México, A.C. (FENAPSIME), entregaron cartas al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador; al presidente de la Cámara de Senadores, Martí Batres Guadarrama; y al presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo; en donde suscriben peticiones relacionadas a la inclusión de temas urgentes y necesarios que tienen que ver con la salud mental, la educación básica y la educación familiar en la población mexicana.

Luego de haber elaborado el documento “Servicios psicológicos públicos para las y los mexicanos –Salud y Educación-, Estrategias y Acciones” (2019), el cual tiene los objetivos de: pedir al Congreso de la Unión la elaboración y aprobación de una Ley General de Salud Mental, con una partida presupuestal superior a la asignada actualmente; que el Gobierno Federal implemente servicios de salud mental de calidad, incluyentes y éticos en todos los hospitales del país; que disponga de “gabinetes psicológicos” en cada una de las escuelas públicas de educación preescolar, primaria y secundaria; así como definir una política pública que implemente un programa nacional y multimodal de formación y actualización de padres de familia. Así lo informó el Secretario de Relaciones Nacionales del Comité Ejecutivo Nacional de la FENAPSIME, el psicólogo Clínico Juan Carlos García Ramos.

Los oficios y documentos enviados al Titular del Ejecutivo, a los Senadores y a los Diputados, está siendo respaldada por diversas instituciones y organismos gremiales y se espera que puedan sumarse los gremios de otras profesiones del área de la salud. El Psicólogo García Ramos, quien es además Presidente del Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro, A.C. (COEPSIQUE), informó que se preparan desplegados que apoyan la iniciativa del CNEIP y de la FENAPSIME, y que para el caso de la zona centro del país, estarán suscrito por organismos gremiales y profesionales de los Estados de Michoacán, Guanajuato, Querétaro y de la Ciudad de México (CDMX).

El representante de las y los psicólogos agremiados en Querétaro, argumentó que tal iniciativa es oportuna y urgente para la transformación estratégica del país en los rubros de salud, educación y trabajo, pero, sobre todo, debe aplicarse con la participación de profesionales y expertos en la materia. Y ante ello, se ha solicitado incorporar a psicólogos al análisis y discusión de las iniciativas de ley.

También, recordó las condiciones en las que se encuentra la salud mental en México en donde, de acuerdo a las últimas investigaciones, el 34% de la población en el país presenta uno o más síntomas de depresión; un 13% de la población presenta sintomatología depresiva severa; la ideación suicida es reportada por un 10% al 14% de la población, en donde solamente 1.9% indica haber estado a punto de quitarse la vida y el 1.6% intentó suicidarse alguna vez. El tipo de ayuda a la que recurre una persona con trastornos psicológicos es, en primera instancia, con un familiar o amistad, luego opta por la automedicación y posteriormente a los curanderos, a un ministro de su religión, a los médicos y, en última instancia, a un psicólogo o psiquiatra.

Las razones de la falta de atención oportuna y experta, tiene que ver con los prejuicios y estigmas sobre la enfermedad mental, el desconocimiento de los tratamientos, la desconfianza al médico y al tiempo de demora para ser atendido en una institución de salud.

Los trastornos mentales han tenido un incremento significativo en los últimos treinta años, siendo la conducta suicida en población mexicana, entre 15 y 29 años de edad, la más afectada, y en la que se han analizado causas y factores de riesgo, pero la indagación sobre los factores protectores solo ha sido una porcentaje mínimo (9.37%). Uno de cada cuatro mexicanos de entre 18 y 65 años ha padecido en algún momento de su vida un trastorno mental; solo uno de cada cinco de los que lo padecen recibe tratamiento.

En el rubro del presupuesto para utilizarse en la salud mental de los mexicanos, del total del presupuesto federal asignado a la salud, solo 2% estaba destinado a la salud mental y, de ese porcentaje, 80% se emplea para el funcionamiento de los hospitales psiquiátricos y Centros de Internamiento en SM. Para reducir la brecha entre la carga que representan los trastornos mentales y el presupuesto asignado para su atención, se requiere de un mayor financiamiento y una utilización de los recursos más racional. Así como también, es necesario ampliar el número de especialistas, capacitar adecuada y periódicamente al personal en los primeros niveles de atención y motivar la participación de personal paramédico y del resto de la sociedad. Solamente 35% de los servicios de atención primaria cuentan con protocolos de uso del Expediente Clínico y evaluación y tratamiento para trastornos mentales.

Las recomendaciones que hace el psicólogo García Ramos son: “ofrecer servicios de salud mental fuera de los hospitales, acudiendo a la comunidad y al domicilio de los pacientes, por una cuestión de necesidad y derechos de las personas; impulsar programas de promoción y prevención a grupos prioritarios como lo es el de niñas, niños y adolescentes; intensificar la promoción de servicios profesionales y la prevención de conductas de riesgo. Por último, además de insistir en las buenas prácticas profesionales, responsables y éticas, se debe considerar incorporar a la formalidad a quienes trabajan terapias alternativas y otros modelos basados en la creencia más que en la evidencia científica, pues su intervención siempre estará presente en algún momento de la búsqueda de soluciones de los pacientes”, concluyó.

Salud mental y deporte