¿Qué es eso del Código de Red?

Desde hace un par de meses se empiezan a escuchar con más frecuencia –particularmente en los círculos industriales e inmobiliarios– comentarios acerca de un mentado Código de Red. Si usted ya había escuchado este término, espero que la publicación de esta semana le brinde elementos adicionales para acabar de comprender de qué se trata. Si, en cambio, es la primera vez que lo escucha, confío en que le resulte de utilidad para darse cuenta de si es algo que debe ocuparle o no.
El Código de Red es una regulación técnica emitida por la Comisión Reguladora de Energía (CRE) en el marco del sistema eléctrico nacional, con el fin de garantizar la eficiencia, calidad, confiabilidad, continuidad, seguridad, y sustentabilidad del sistema desde una perspectiva particularmente técnica.
Publicado en el Diario Oficial de la Federación desde abril de 2016 mediante la resolución RES/151/2016 de la CRE, el Código de Red entró en vigor tres años después, es decir, el 8 de abril de este año. Lo que quiere decir, en pocas palabras, que quienes están obligados a cumplirlo, tuvieron tres años para prepararse para su implementación, debiendo ahora acreditar su cumplimiento, o, en su caso, ponerse a trabajar si es que no han comenzado.
Pero ahora, una de las preguntas esenciales: ¿a quién aplican estas disposiciones? La respuesta es relativamente sencilla, aunque con una implicación interesantísima: aplican a los centros de carga conectados a media y alta tensión. En tal medida, tiene como destinatarios por excelencia al sector industrial del país y a otros giros, como lo podrían ser centros comerciales y hospitales, entre otros. Desafortunadamente, muchos de los miembros de estos sectores en el mejor de los casos apenas saben que estas regulaciones existen.
Tratándose de una regulación eminentemente técnica, el cumplimiento del Código de Red requiere de un esfuerzo relevante que necesitará de la participación de expertos cualificados en la materia eléctrica. Si bien puede parecer de buenas a primeras una carga u obligación pesada para sus sujetos obligados, su cumplimiento es indispensable para procurar el debido funcionamiento de nuestro sistema eléctrico, y su cumplimiento evitará además sanciones considerables que pueden poner en riesgo la propia supervivencia de un negocio. Con multas que parten desde el aproximado de los 5 millones de pesos, y que en casos extremos y reiterados pueden acabar hasta en la desconexión de las instalaciones incumplidas, cumplir con el Código de Red debe tornarse en una prioridad para quien funciona con centros de carga de media y alta tensión.
Manifestado en planes de trabajo de los que puede derivarse la necesidad de llevar a cabo inversiones de modernización y reforzamiento, y que deben centrarse en aspectos tales como el balance en la tensión y la frecuencia, los cortocircuitos, los factores de potencia, la coordinación de protecciones dentro de la infraestructura eléctrica y la calidad de la energía, el cumplimiento del Código de Red es indispensable para la modernización de la operación de nuestro sistema eléctrico, al tiempo que abona para el beneficio colectivo de una red eléctrica cada vez más segura, eficiente y sustentable.
El Código de Red parte de un principio de corresponsabilidad de los miembros de la red eléctrica. La red es una, es única y es compartida. Quienes participan de ella deben procurar su propio cuidado, su balance y su seguridad. Por ello es importante el Código de Red.
Ahora que ya sabe qué es eso del Código de Red, plantéese: ¿es algo importante o no para su empresa?

*El autor es maestro en Derecho Ambiental y Políticas Públicas por la Universidad de Stanford, y socio en Ballesteros y Mureddu, S.C.