Ley de Extinción de Dominio viola presunción de inocencia: académico UAQ

El director de la Facultad de Derecho de la UAQ, Ricardo Ugalde Ramírez, sostuvo que la Ley Nacional de Extinción de Dominio viola el principio de presunción de inocencia

La Ley Nacional de Extinción de Dominio viola la presunción de inocencia, sobre todo cuando el juez no ha determinado ningún tipo de responsabilidad o sentencia a los legítimos propietarios, confirmó Ricardo Ugalde Ramírez, director de la Facultad de Derecho de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ).

“Sí existe una clara violación, no solo al tema de la presunción de inocencia, sino a un procedimiento que se debe observar; y que no debe de ninguna manera estar considerado en esos términos en una ley”.

Aclaró que toda “confiscación” o “secuestro” que se haga sobre bienes de las personas que estén sujetas a proceso, no debe pasar de ser una medida preventiva; por lo que los afectados podrán interponer un juicio de amparo.

“Frente un acto de autoridad como este, existe el juicio de amparo que va a ser el mecanismo más adecuado que tiene el gobernado para evitar algún tipo de circunstancia que pudiera ser lesiva de sus derechos de propiedad, frente actos que pudiera intentar el estado como resultado del señalamiento de alguna posible conducta delictiva”.

El gobierno, enfatizó, tiene la obligación de conservar los bienes y devolverlos en las mismas condiciones en que fueron retenidos.

“Sabemos de una gran cantidad de bienes que de alguna manera fueron secuestrados o retenidos por el Estado con motivo de conductas ilícitas y no fueron reclamados, pero eso no significa que el Estado no tenga una obligación de conservar bienes si las conductas a través de las cuales se señala la posible participación de una persona en un delito no han sido debidamente probadas”.

Respecto al valor afectivo que pudiera tener un bien, aclaró que las cosas no pueden ser convertidas en dinero cuando estas tienen un valor estimativo.

“Es difícil que el estado diga ‘bueno ya te quité tu casa, ya la vendí, te la pagó. Pero no estado, yo quiero la casa que yo tenía’, porque era un bien que satisfacía de alguna forma algunas inquietudes personales que en el momento de adquirir el bien”.

Advierten falta de claridad en Ley Nacional de Extinción de Dominio