Disturbios empañan protesta contra violencia hacia las mujeres en CDMX

Ayer, la manifestación de mujeres contra la violencia de género en la Ciudad de México degeneró en actos de vandalismo y agresiones contra periodistas, ciudadanos y policías capitalinos

Lo que inició como una manifestación pacífica para repudiar la violencia contra las mujeres en la Ciudad de México, terminó en una serie de disturbios y actos vandálicos protagonizados por centenares de hombres y mujeres que salieron a las calles de la Ciudad de México.

Organizaciones sociales y colectivos feministas se reunieron desde antes de las seis de la tarde de ayer en la Glorieta de Insurgentes, donde expresaron su repudio por la supuesta violación perpetrada por policías capitalinos contra una menor de edad en la alcaldía de Azcapotzalco.

Sin embargo, rápidamente la manifestación convocada bajo la consigna #NoMeCuidanMeViolan degeneró en violencia. Mientras transmitía en directo, el periodista de ADN 40 Juan Manuel Jiménez fue agredido y derribado por un hombre que se escabulló entre las manifestantes.

Más tarde, la periodista de Milenio Televisión Melissa del Pozo fue atacada por un grupo de mujeres que cometían pintas y destrozos en la Zona Rosa de la capital del país.

Los actos vandálicos no pararon ahí, ya que centenares de mujeres destruyeron la Estación Insurgentes del Metrobús y agredieron tanto a reporteros como a ciudadanos en la vía pública, sin que las fuerzas de seguridad trataran de impedirlo.

Posteriormente, la manifestación se dirigió hacia Paseo de la Reforma y la calle Florencia, donde las mujeres inconformes por el clima de violencia de género tanto en la Ciudad de México como en el resto del país, irrumpieron en una estación de la Secretaría de Seguridad Ciudadana.

Después de pintar las paredes, romper los cristales e incendiar el interior de dicho inmueble, las manifestantes arremetieron contra un grupo de mujeres policías solamente armadas con cascos y chalecos. No obstante, las agresiones se extendieron a los bomberos, paramédicos y periodistas.

La jornada cerró con una congregación en el Ángel de la Independencia, donde las mujeres pintaron con consignas de hartazgo dicho monumento. Previamente, destruyeron los cristales de automóviles, autobuses, camiones y camionetas que quedaron atrapados en medio de la protesta.

Por la noche de ayer, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, volvió a tachar estas expresiones de descontento por la violencia contra las mujeres como una provocación contra las autoridades capitalinas y descartó el uso de la fuerza pública.

“El Gobierno de la Ciudad de México no caerá en la provocación de utilizar la fuerza pública en medio de la manifestación pues es lo que están buscando. Sin embargo, en el caso de las agresiones directas a periodistas, personas y las graves afectaciones a los edificios públicos, se han iniciado por parte de la Procuraduría General de Justicia, las carpetas de investigación correspondientes y no habrá impunidad”, indicó en un comunicado de prensa.

La mandataria capitalina hizo también un llamado a las organizaciones y personas que luchan por la defensa de los derechos humanos y la erradicación de la violencia para que contribuyan a generar un clima de paz, el cual ayuda a construir una ciudad segura y de derechos.

Suspenden a 6 policías acusados por violencia contra mujeres en CDMX