Celso Piña: luna, llena mi alma de cumbia…

De un infarto al corazón, el cantante y músico regiomontano Celso Piña, mejor conocido como “El Rebelde del Acordeón”, murió ayer a la edad de 66 años en su natal Monterrey

A las 07:02 horas del 21 de agosto, el cantante y acordeonista regiomontano Celso Piña escribió lo que sería su último mensaje en redes sociales, en el que invitaba a todos sus fans a la Feria Cadereyta en Querétaro.

“Los espero el 5 de septiembre. Feliz Miércoles”, fue el texto que acompañó al cartel de dicho evento. En seguida, el video “Cumbia sobre el río suena (en vivo feat. Pato Machete)” porque “no hay quien se resista a la cumbia”, escribió el compositor.

Ambos se convertirían en los últimos tuits del músico mexicano, ya que horas después fue ingresado de emergencia al hospital San Vicente de Monterrey, a consecuencia de un infarto. Instantes después, a las 12:38 horas, murió, de acuerdo con su oficina de prensa.

El también arreglista, quien en sus entrevistas se mostraba orgulloso de ser pionero en fusionar el ritmo de la cumbia colombiana con géneros que iban desde el norteño, reggae, hip-hop, rap y hasta sonidero, tenía 66 años.

De joven trabajó como tortillero, tapicero, en una fundidora donde hacía imágenes religiosas, y hasta en un hospital. Nunca tomó clases de música, pero siempre estuvo atraído por los ritmos colombianos y en 1980 tuvo su primer acordeón.

De manera autodidacta y tras muchas horas de práctica, logró convertirse en “El rebelde del acordeón”. En sus inicios, Piña tocaba música regional acompañado de sus hermanos Eduardo, Rubén y Enrique; después se inclinó por el tropical y más adelante por la cumbia.

Formó parte de tres agrupaciones, en las que consiguió la experiencia necesaria para formar su propio grupo.

Fue en 1996 que la gente lo volteó a ver con Dile, álbum del que se desprendieron éxitos como María Salomé, Pensando y Fantasía de acordeón, que lo llevaron a recorrer gran parte de la República.

Muerte de Celso Piña deja un vacío imposible de llenar en la cultura popular