“No son buenos los resultados” contra la inseguridad, admite López Obrador

Al rendir su Primer Informe de Gobierno, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, confesó que su administración federal ha contado con “suerte” durante sus primeros nueve meses de gestión

En su principal gesto de autocrítica durante la presentación de su Primer Informe de Gobierno, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, admitió que la disminución de la incidencia delictiva a nivel nacional no ha registrado resultados positivos y reconoció que el problema de la violencia y la inseguridad es el reto primordial de su administración.

“Aunque todavía tenemos que trabajar mucho, porque no son buenos los resultados en cuanto a la disminución de la incidencia delictiva en el país y que está atendiéndose el problema, pero constituye nuestro principal desafío. Pero yo soy un hombre de desafíos (…) de retos y soy perseverante; y por eso, puedo decir que estoy seguro que vamos a lograr serenar al país. Se va a pacificar México, eso es un compromiso”, dijo en el Patio de Honor de Palacio Nacional.

Frente a por lo menos 500 invitados, el mandatario mexicano delineó una nueva vertiente de su estrategia de seguridad: combatir la complicidad entre la delincuencia organizada y las autoridades.

“Lo vamos a lograr con algo que también es muy importante: no permitiendo el contubernio de la delincuencia con la autoridad. Cero impunidad. Separando muy bien, marcando la línea (…) la frontera; por un lado la delincuencia y por otro la autoridad. Nada de mezclar delincuencia con autoridad, eso se termina. El que se meta a proteger a delincuentes, va a ir a la cárcel sin derecho a fianza; ya no hay influyentismo”, enfatizó.

“Confieso que hemos contado con suerte”

Aunque legalmente este fue el Primer Informe de Gobierno de la administración federal 2018-2024, la Presidencia de la República colocó un escenario con la leyenda “Tercer Informe de Gobierno al Pueblo de México”; luego de los mensajes de rendición de cuentas dirigidos por el político tabasqueño con motivo de sus primeros 100 días de mandato y del primer año de su triunfo en las elecciones presidenciales.

Durante un discurso que se prolongó durante una hora y 37 minutos, el titular del Poder Ejecutivo Federal reconoció que los primeros nueve meses de gestión del Gobierno de México se han caracterizado por “suerte” para instrumentar sus políticas públicas y parafraseó a Nicolás Maquiavelo al sostener que “la política es virtud y fortuna”.

“En este tiempo, han soplado buenos vientos y estamos llevando a la práctica una transformación profunda con poca confrontación y sin violencia política. No dejan de existir ni queremos que desaparezcan las protestas legítimas de los ciudadanos, ni los reclamos de nuestros adversarios”, agregó.

Los conservadores “están moralmente derrotados”

Mientras centenares de manifestantes protestaban desde el Ángel de la Independencia hacia el Monumento a la Revolución en la “Marcha por el respeto al Estado de Derecho”, resaltó que los integrantes de la oposición -a quienes volvió a calificar como “conservadores”- no han podido crear un movimiento políticamente relevante.

“Además, lo digo con respeto, no quiero que se entienda como un acto de prepotencia o una burla (…) es lo que estoy percibiendo (…) están moralmente derrotados porque no han tenido oportunidad de establecer un paralelo entre la nueva realidad y el último periodo neoliberal caracterizado por la prostitución y oprobio, que se ha convertido en una de las épocas más vergonzosas en la historia de México ”, aseguró.

Tras destacar que los programas sociales han beneficiado a 5 de cada 10 hogares y que se han generado más de 300 mil nuevos empleos, afirmó que quienes se oponen a la Cuarta Transformación “viven aturdidos y desconcertados” mientras que “la mayoría de los mexicanos están contentos. Feliz, feliz, feliz…”.

“La economía está creciendo poco, pero no hay recesión”

El presidente de México hizo una autocrítica más a su administración federal al reconocer que “es cierto” que el crecimiento de la economía nacional se ha estancado; no obstante, aseveró que ahora “es menos injusta la distribución del ingreso” e hizo énfasis en los conceptos de desarrollo y bienestar.

“Otro elemento básico de nuestra política es hacer a un lado poco a poco, desechar, la obsesión tecnocrática de medirlo todo en función del simple crecimiento económico. Nosotros consideramos que lo fundamental no es cuantitativo, sino la distribución equitativa del ingreso y de la riqueza; el fin último de un buen gobierno es conseguir la felicidad de la gente”, indicó.

López Obrador añadió que ya han sido liquidados todos los bonos y los contratos pendientes con las empresas, que construían el proyecto cancelado del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAIM). Asimismo, explicó que los estudios de ingeniería básica del Tren Maya quedarán terminados el 13 de diciembre próximo, para después llevar a cabo el proceso de licitación de dicha obra.

López Obrador admite que “no son buenos los resultados” contra la inseguridad