México tiene un vocabulario fascinante: Laura García Arroyo en Hay Festival

La escritora española Laura García Arroyo el lenguaje y la forma de expresar las cosas y las realidades en México es uno de los valores más importantes del país

El lenguaje y la forma de expresar las cosas y las realidades en México es uno de sus valores más importantes y una de las maneras en que se puede presumir su cultura, esto fue lo que atrapó a la conferencista y escritora española Laura García Arroyo, quien llegó al país como parte de un proyecto para adaptar los diccionarios y ya lleva 19 años radicando en esta hermosa patria.

“Soy originaria de Madrid, vine a hacer un diccionario para niños, adaptarlo al español de México porque aquí los diccionarios que se consumían venían todos desde España y estaban hechos para un público español y entonces no teníamos que considerar ni el vocabulario, ni los ejemplos, ni las realidades de México. Fue apasionante, (…) yo me encontré con un vocabulario fascinante que me hizo quedarme más de los seis meses previstos, para empezar México es el país con mayor número de hispanohablantes del mundo y eso también hace que dirija, que fluya, que guíe al resto del mundo hispanohablante, y segundo hay una cantidad de lenguajes dentro de un mismo país que me parecía muy importante reflejar, investigar, conocer. (…) El lenguaje y la forma de expresar las cosas y las realidades en México es una de sus características más importantes, uno de sus valores más importantes, uno de sus triunfos o maneras de presumir una cultura y a mí me tiene aquí desde hace 19 años porque me parece importante hablar de cómo se habla en México”, destacó en entrevista para Códigoqro en el marco de su participación en el Hay Festival Querétaro en la que presentó su más reciente obra Funderelele y más hallazgos de la lengua.

Asimismo, habló sobre su experiencia al adaptar los diccionarios para niños y la mejor manera de acercarlos a los libros.

“Hay que ser consiente que hay un vocabulario que ellos van a ir adquiriendo con el tiempo, sus necesidades son diferentes, con la edad su vocabulario se va volviendo más rico porque viven más realidades, yo creo que tampoco hay que frustrar al niño de no entender nada, los diccionarios cuando se hacen para niños no se puede decir que un elefante es un paquidermo cuadrúpedo. (…) Es muy importante darle libros para que valla aprendiendo ese mundo, esas maneras de nombrarlo y que no se frustre sino que valla aumentándolo en función de su crecimiento”.

Además destacó que los libros son cómplices, son una herramienta para educar que hace equipo con otros aspectos como el arte o el cine.

“Los libros son buenas herramientas pero no se les puede dejar solos, yo los usaría como un apoyo, para mí son una base, así lo han sido para mí crecimiento y me parecen fundamentales, pero hay que ver otros lenguajes como el mundo del cine, las exposiciones, el arte, saber comunicarse con un WatsApp, saber comunicarse en una carta, saber comunicarse con un auditorio, hay muchos lenguajes y necesitamos tenerlos todos cubiertos e irlos aumentando”.

Finalmente aseguró que a pesar del auge de las redes sociales la comunicación uno a uno sigue existiendo y sigue siendo efectiva, solo cambió su forma.

“El uno a uno sigue existiendo, quizá lo que ha cambiado son los canales de comunicación, es decir antes era más de escuchar la voz, de mirarte, de ver tu gesticulación, (…) antes estaba solo el lenguaje oral y escrito, y ahora se ha colado uno intermedio que es poner por escrito una parte oral más coloquial, más de tú a tú y en ese es en el que estamos ahora navegando para saber qué bases ponerle para evitar los malentendidos. (…) Son formas diferentes y nuevas de comunicarnos, no son malas, pero hay que cuidarlas y ser muy conscientes y responsables”.

Tsunami: feminismo en México, una antología sobre el significado de ser mujer