México, segundo país con mayor número de asesinatos contra transexuales

México se ha convertido el segundo país más letal para las transexuales, por detrás de Brasil, con 261 asesinadas entre 2013 y 2018, según un estudio reciente de Letra S, un grupo de derechos LGBTQ.

Dieciséis mujeres transexuales fueron reportadas muertas en los cuatro primeros meses de 2019, y al menos seis más fueron asesinadas desde entonces, según un conteo de The Associated Press de los casos recogidos en la prensa local.

El presidente Andrés Manuel López Obrador prometió que su gobierno llevará a cabo investigaciones “efectivas” sobre los delitos de odio contra la comunidad LGBTQ.

Casi todas esas muertes quedan sin resolver y sin castigar, menos de un tres por ciento de los asesinatos de personas LGBTQ derivaron en condenas desde 2013.

Así que los líderes y activistas de la comunidad transgénero están prácticamente solos en su búsqueda de una justicia que se les ha negado durante años.

Kenya Cuevas, fundadora de la organización Casa de Muñecas, fue testigo del asesinato de una amiga; a pesar de los múltiples testigos del homicidio y del video de Cuevas, el hombre quedó libre unos días más tarde.

Cuevas sigue recibiendo amenazas de muerte. Ahora cámaras de seguridad instaladas en su casa y está acompañada por dos guardaespaldas gracias a un programa gubernamental de protección a activistas.

Según Lina Pérez, presidenta de la organización Cuenta Conmigo, las transexuales asesinadas rara vez recién justicia porque las autoridades suelen ignorarlas.

“Es más fácil la impunidad porque las mismas personas que ejercen la ley creen que son enfermos”, manifestó Pérez.

En 2014, la Ciudad de México se convirtió en pionera en el país al permitir que los transexuales cambien su género y nombre en su certificado de nacimiento; antes se tenían que recurrir a costosos procedimientos judiciales.

“Es como si estuvieras en juicio solo por ser una mujer trans”, apuntó.

Alrededor de 4 mil mujeres trans modificaron su documentación a raíz de la ley de la Ciudad de México, pero la violencia persiste.

“Somos siempre los más vulnerables. Somos el blanco perfecto para la discriminación”, dijo Sánchez.

Según Sánchez, la policía “no ha sido una gran aliada para las mujeres trans”. La activista describió años de extorsión y violencia a manos de agentes que se supone que deben proteger a los ciudadanos.

En 2018, 53 transexuales fueron asesinadas en el país. Entre ellas estaba una mujer que apareció en un contenedor de basura con la cara tan golpeada por una piedra que era irreconocible. Una fue torturada hasta la muerte por sus captores mientras su familia escuchaba sus últimos momentos de vida por teléfono. Otra apareció desnuda y estrangulada en su cuarto. En ninguno de estos casos se identificó públicamente a los sospechosos.

El pasado 13 de agosto, una mujer trans murió tras recibir ocho puñaladas en la Ciudad de México, según reportes de la prensa local. Su agresor huyó y la policía no tiene sospechosos.

Por primera vez en Querétaro, otorgan actas de nacimiento a personas trans