Analizará Corte británica legalidad de suspensión del Parlamento

La Corte Suprema de Reino Unido inició una audiencia de tres días para determinar si fue legal la suspensión del Parlamento decidida por el primer ministro británico, Boris Johnson

Los 11 jueces que integran la máxima instancia judicial británica intentarán llegar a un consenso, después que dos tribunales inferiores se pronunciaron a favor y contra sobre la medida de Johnson, según una portavoz judicial, citada por la cadena británica BBC.

El tribunal prevé tres días de vistas, por lo que su decisión podría conocerse el jueves próximo o los magistrados podrían darse algún tiempo más para reflexionar.

Si al final el Tribunal Supremo determina que la suspensión es ilegal, el Parlamento británico deberá volver a ser convocado de inmediato, según los expertos.

La decisión de la Corte Suprema no tendrá, sin embargo, ningún efecto en el calendario del Brexit, advirtió su presidenta, Brenda Hale, al abrir la vista.

El caso llega a la última instancia del país después de que los tribunales de Escocia y Londres se pronunciaron con sentencias diferentes.

El miércoles pasado, un tribunal de apelaciones de Escocia concluyó que el cierre del Parlamento es ilegítimo porque la medida tiene como objetivo obstaculizar las labores parlamentarias, mientras una corte de Londres determinó que se trata de una cuestión meramente política, al margen del ámbito judicial.

Johnson pidió a fines del mes pasado a la reina Isabel II suspender el Parlamento entre el 10 de septiembre y 14 de octubre, con el fin de que los legisladores no tengan tiempo para aprobar leyes que puedan impedir la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sin acuerdo el 31 de octubre.

En un intento por evitar un Brexit sin acuerdo, el Parlamento aprobó de urgencia, antes de su suspensión, una ley que obliga al primer ministro a pedir una nueva prórroga del Brexit si el 19 de octubre no ha logrado un acuerdo aceptable con Bruselas.

El Brexit debía haberse llevado a cabo el 29 de marzo, sin embargo, tuvo que ser postergado hasta el 31 de octubre ante la falta de acuerdo en el Parlamento británico sobre el plan que la ex primera ministra Theresa May había alcanzado con la UE.

Boris Johnson negó engañar a reina Isabel II para suspender el Parlamento