Entre chismes y campanas 4 de octubre

“Ya no aplica aquello de que ‘en Palacio las cosas caminan despacio’”, escribió en redes sociales el presidente Andrés Manuel López Obrador, tras destacar las actividades que llevó a cabo este jueves.

“Hoy la agenda incluyó reunión de Gabinete de Seguridad, conferencia matutina, desayuno con Ricardo Salinas Pliego, encuentro con empresarios de Sonora, entrevista con el gobernador de Querétaro y dos reuniones para evaluar proyectos del aeropuerto y el desarrollo del Istmo”, agregó.

El mensaje estuvo acompañado con tres imágenes, una de ellas con el mandatario estatal, Francisco Domínguez, en la que a ambos se les ve -en uno de los pasillos de Palacio Nacional- dándose la mano muy sonrientes. En respuesta, el gobernador de Querétaro señaló: “Reconozco su disposición, presidente; este canal de comunicación ágil y permanente es a favor de México”.

De que el país está sufriendo una transformación, ni duda cabe… la renuncia del ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Eduardo Medina Mora, es una prueba palpable. Y baste solo recordar el tuit que el pasado 6 de junio lanzó el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda, Santiago Nieto.

“La #UIF recibió una solicitud proveniente del Senado para analizar la información de transferencias financieras de un ministro. Se actuará conforme a Derecho. Mi reconocimiento perenne al Poder Judicial de la Federación, los hechos de una persona no trascienden a la institución”. ¿Tendrá esto algo que ver? Al tiempo…

En la sesión de pleno de ayer en la Legislatura de Querétaro, la coordinadora de los diputados del PRI, Abigail Arredondo, se pronunció en contra del mecanismo de cobro, “supuestamente más efectivo, para las ventas que se realizan vía catálogo” planteado en las modificaciones a la Ley del Impuesto Sobre la Renta (ISR), como parte del paquete económico para el 2020.

La intención del gobierno federal es que las empresas comercializadoras determinen y retengan a los vendedores independientes el ISR, para que posteriormente lo entreguen a la Secretaría de Hacienda.

Sin embargo, la legisladora advirtió: “Con las medidas propuestas, ahora el sujeto pasivo serán las madres, amas de casa, dejando de lado a las empresas transnacionales que comercian con esos productos”.