Finanzas sanas de la CEA permiten ejecutar obras en Querétaro: Enrique Abedrop

El vocal ejecutivo de la CEA, Enrique Abedrop Rodríguez, explicó que entre los proyectos que se han podido concretar se encuentran los seis sistemas de agua potable de la Sierra Gorda queretana

Hacia diciembre de 2014, según información de la Comisión Estatal de Aguas (CEA), los pasivos del organismo ascendían a 226.1 millones de pesos, una cifra mayor a lo que sumaban los activos, que en ese mismo mes alcanzaron los 19.5 millones de pesos; más de cuatro años después, hasta julio de este año, los activos casi duplicaron a los pasivos, pues los primeros ascendieron a 294.5 millones, y los segundos, a 186.2 millones de pesos.

En entrevista con Códigoqro, el vocal ejecutivo de la paraestatal, Enrique Abedrop Rodríguez, explicó que haber superado los problemas financieros le ha permitido a la comisión ejecutar una serie de obras en los 17 municipios del estado de Querétaro donde opera la CEA. Hay que recordar que en el caso de San Juan del Río, el organismo administrador del líquido es la Junta de Agua Potable y Alcantarillado Municipal (JAPAM)-.

“Hay que entender: estas instituciones tienen una particularidad muy especial, porque vivimos de la liquidez; en realidad, lo que no teníamos era liquidez, teníamos 11.6 pesos de adeudo, de pasivo, por cada peso de activo. (…) Este problema nos pegaba al no poder pagar la nómina”, refirió.

De acuerdo con el funcionario estatal, entre los proyectos que se han podido concretar se encuentran los seis sistemas de agua potable de la Sierra Gorda queretana, los cuales fueron puestos en marcha el 17 de septiembre pasado, durante un evento realizado en la comunidad Purísima de Arista, municipio de Arroyo Seco. Los trabajos representaron una inversión de alrededor de 596 millones de pesos en beneficio de 36 mil 714 habitantes.

Mediante estas obras, calculó, en la zona serrana se tiene una cobertura que oscila entre el 95 y el 98 por ciento, si se contabilizan los sistemas independientes, es decir, aquellos de los que se surten varias familias; si no se consideran dichos sistemas, estimó, la cobertura sería de alrededor del 70 por ciento.

“Se quedan con el sistema independiente, pero computa como si no tuvieran agua; entonces, estamos peleando porque es la forma de medir, porque es el indicador, pero este indicador creo que está al aire, porque están teniendo agua y están teniendo agua, si lo que se necesita es que tengan una toma, pues bueno, podríamos cambiarle nada más la toma para cumplir la parte del indicador”, expuso, para luego precisar que dichas instalaciones se trabajaron con anterioridad, pero ningún sistema funcionaba.

Los años que vienen

Para los próximos dos años, adelantó Abedrop Rodríguez, el trabajo de la CEA en la Sierra Gorda y el semidesierto se centrará en consolidar los sistemas de agua que ya se tienen y terminar otros dos: el de El Lacayo, que se tiene previsto concluirlo el próximo año, así como el denominado Conín.

“De población beneficiada, son alrededor de 500 familias en una, en la de El Lacayo, realmente poca gente, pero la inversión total que se ha metido para estas 500, de lo que ya se venía arrastrando, son casi 100 millones de pesos. Para el de Conín (…) ya se invirtió una parte y ahora nada más van a ser como 20 millones lo que falta”, aseguró.

Mencionó que en la Zona Metropolitana las acciones se centrarán en la reutilización del agua, pues a diferencia de la sierra, esta parte del estado tiene baja disposición de agua. Abundo en que “si es necesario hacer esfuerzos para que el agua pueda tener contacto humano, pues vamos a realizarlo”, además de que se invitará a la ciudadanía a reusar el líquido.

Resaltó que el reúso del agua conlleva beneficios para diferentes partes de la cadena de suministro. Por ejemplo, mencionó, a los industriales les cuesta menos el metro cúbico de agua tratada, por lo tanto, utilizarán menos cantidad de agua potable; el ahorro de las industrias beneficiará a las viviendas, ya que estas dispondrán de una cantidad mayor; además de que se tendrá que extraer menor cantidad de líquido del subsuelo.

“La idea es abocarnos a reutilizar cada vez más agua para no tener que estar trayendo, es decir, el agua que reutilizamos es agua que se está ahorrando, ya sea del Acueducto II o del subsuelo, que se puede utilizar para más viviendas”, añadió.

Para lograr este objetivo, puntualizó, será necesario invertir 8 mil 200 millones de pesos en la instalación de cinco macroplantas de tratamiento y en la rehabilitación de otra; incluso, dijo, en una de estas, la de El Arenal, ya se trabaja. Añadió que también se busca contar con la misma tecnología en todos los instrumentos de tratamiento para bajar los costos de operación.

Martín Villa lleva manifestantes para tomar la CEA: Abedrop