Entre chismes y campanas 8 de octubre

Marcos Aguilar Vega no cambia, su arrogancia sigue siendo la misma de siempre; y a manera de “valórenme porque están a punto de perderme”, ayer declaró -tras reiterar por enésima vez que su interés es ser candidato a gobernador y ¡ser gobernador de Querétaro!- que tres partidos políticos (de los cuales no mencionó su nombre, por no estar autorizado para ello) lo han invitado a ser su abanderado.

Dijo, sin embargo, que le interesa contender por el PAN, aunque advirtió que sería un error “si el poder nubla la vista de quienes están involucrados en la decisión para imponer a alguien y dar continuidad a sus proyectos individuales”…

Y amenazó con que “si el Partido Acción Nacional -como lo he dicho- no mantiene vigencia en sus principios, su doctrina y su democracia interna, y no hay respeto a que quien tenga la preferencia hacia el exterior sea el mejor candidato y, por el contrario, se privilegian las preferencias individuales de grupo, entonces, pues no podría estar en el Partido Acción Nacional”.

Por otro lado, ¡qué lejos ha quedado aquel 11 de febrero de 2018, en el que el exalcalde, hoy diputado “pluri”, gritaba a los cuatro vientos en redes sociales: “Todo el apoyo para mi amigo Ricardo Anaya Cortés, mi mayor deseo es que te conviertas en nuestro candidato y próximo presidente de todos los mexicanos, eres un orgullo para nuestro Partido Acción Nacional y para Querétaro”!

Porque hoy, sentencia que no lo ve compitiendo en Querétaro, porque no lo ve trabajando en Querétaro: “Es natural su posicionamiento después de haber sido candidato a la presidencia de la República y, obviamente, estará en las encuestas con el mayor nivel de conocimiento; pero no significa que tenga el mayor nivel de arrastre y trabajo en la calle, muestra de ello es que Ricardo Anaya perdió la elección para presidente de la República aquí en Querétaro, lo cual nos permite darnos cuenta que se sugiere una mejor alternativa y podría ser la Cámara de Diputados a nivel federal”.

En su megalomanía y delirio, este hombre se percibe a sí mismo como el único capaz de obtener un triunfo para el PAN… ¿En verdad se lo estarán peleando tres partidos políticos? ¡Qué horror!