Cartonería mexicana: el homenaje de los vivos que da color al Día de Muertos

Este arte popular mexicano, que consiste en crear figuras a través de un proceso de modelado de papel periódico, se ha convertido en un ícono de la celebración del Día de Muertos

Ya sean pequeñas o monumentales, las catrinas y catrines hechos bajo esta técnica son figuras típicas que dan vida a la celebración de Día de Muertos. Desde las elegantes catrinas con sus vestidos llenos de color y distinguidas calaveras con refinados trajes hasta cráneos y máscaras decoradas, así son los objetos que llenan los desfiles, las casas y los altares dedicados a los que ya se se fueron.

La cartonería es un arte popular que no pertenece específicamente a ninguna región de México, sino que es una tradición nacional y está presente en diversas celebraciones en el país. Este oficio consiste en la elaboración de objetos a partir del modelado de papel periódico, la sencillez de los materiales y la creatividad y el ingenio de quien lo trabaja, que permite crear un sinfín de objetos artísticos.

Existen diferentes tipos de artesanías surgidas a partir de este oficio, que está estrechamente ligado a las festividades religiosas. Entre las piezas más relevantes creadas con esta técnica están los llamados judas o diablitos (que se queman en Semana Santa), así como piñatas, toritos, mojigangas, alebrijes, catrinas, calaveras, viejitos y panzones, además de máscaras y juguetes hechos de papel, entre los que destacan las muñecas y los caballitos.

Si bien esta tradición pareciera entrar en decadencia, la realidad es que aún sigue siendo parte de nuestra identidad como mexicanos: es un arte que juega con la fantasía y la imaginación.

Figuras de cartonería paso a paso

1. Se trabaja a través de un molde, ya sea de espuma de poliuretano, de unicel o con una estructura de alambre.
2. Con plastilina se hace la cabeza o el cráneo, o si se requiere, se hacen relieves en alguna parte de la figura.
3. Se cortan los pedazos de papel periódico y se comienza a pegar el papel con el engrudo (que se hace a base de agua, a la que se va agregando harina de trigo poco a poco hasta que se tenga una consistencia pegajosa, para lograrlo se le pone una cucharada de pegamento blanco por litro de agua).
4. Se ponen unas cinco capas de papel; es importante que este quede muy lisito, sin burbujas ni pedazos de engrudo.
5. Cuando se tenga la estructura o molde forrado con el papel, se deja secando por alrededor de dos días.
6. Cuando está seco, se pinta primero con una capa de pintura color blanco para que luzcan mejor los colores.
7. Finalmente, se decora a gusto propio y se le dan los últimos detalles.

Poder Legislativo dedica altar de muertos a mexicanas destacadas