Insectos delatores, especies que poseen información sobre muertes

La entomología forense es la disciplina científica que se encarga de estudiar los insectos vinculados con la descomposición de un cadáver e interpretar la información que estos brindan, aun cuando el estado de putrefacción sea muy avanzado

En marzo de 1994, el conscripto Omar Carrasco fue considerado desertor del Ejército argentino, al “desaparecer” de su servicio militar. Según reportó la prensa local, un mes después su cuerpo fue ubicado en el cuartel. Tras una segunda autopsia, realizada por la entomóloga Adriana Oliva, se determinó que el cuerpo tenía casi 25 días sin vida y que, antes de ser trasladado al lugar donde fue localizado, había estado oculto. El caso llevó al entonces presidente de Argentina, Carlos Ménem, a poner fin al servicio militar, ya que elementos castrenses lo asesinaron.

Otro caso reportado por diferentes publicaciones de entomología, refieren que un manual chino de medicina legal del siglo 13 da cuenta del homicidio de un labrador degollado por una hoz. Los textos indican -según lo publicado- que un día después de su muerte, un investigador pidió a los labradores que colocaran su hoz en el suelo. Agregan que las trazas invisibles de sangre atrajeron moscas a una sola herramienta, con lo que su dueño confesó su crimen.

Aunque los sucesos mencionados ocurrieron en lugares y momentos distantes, ambos tienen algo en común: el uso de la entomología forense, disciplina científica que, de acuerdo con especialistas en la materia, se encarga de estudiar los insectos vinculados con la descomposición de un cadáver e interpretar la información que estos brindan, aun cuando el estado de putrefacción sea muy avanzado.

Una publicación de la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), que cita como fuente a la doctora en entomología forense Carolina Núñez Vázquez, refiere que esta disciplina tiene como función principal, en el sistema legal, determinar el intervalo post mórtem; es decir, el tiempo que ha transcurrido entre la muerte de una persona y la aparición o hallazgo de su cadáver, o bien, conocer el lapso en que este ha estado expuesto al ambiente y entorno.

En el mismo texto, titulado Entomología forense: insectos en la escena del crimen, Carolina Núñez expone que las moscas son los insectos más comunes en los cadáveres; sin embargo, según sea el estado del cuerpo y conforme avance su descomposición, aparecen otro tipo de especies, lo cual también depende de la diversidad biológica del lugar donde se localicen los restos humanos.

“Nosotros tomamos muestras y reconocemos esos insectos; a partir de ello podemos decir cuánto tiempo ha estado ese cuerpo en ese medio, favoreciendo a estos insectos, y en algunos casos nos ayudan a determinar las causas de la muerte, como los ataques que dejan heridas defensivas, por ejemplo”, cita la publicación, con base en las declaraciones de la entomóloga.

Otros especialistas en entomología forense, en distintas publicaciones, añaden que las moscas son los primeros animales que llegan a los cadáveres.

Insectos y cadáveres en Querétaro

De acuerdo con información proporcionada por Comunicación Social de la Fiscalía General del estado de Querétaro, en los casos donde ha sido necesario, se ha recurrido a la entomología forense; sin embargo, al solicitar mayores detalles del uso de esta disciplina en la entidad, el organismo autónomo no ofreció datos adicionales, pese a que estos se solicitaron el 23 de octubre.

En esa misma fecha, se pidió a la coordinación de prensa de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ) una entrevista con el doctor Santiago Vergara Pineda, de la Facultad de Ciencias Naturales, para conocer los estudios desarrollados sobre la disciplina en el estado; sin embargo, tampoco se obtuvo respuesta.

A pesar de lo anterior, el coordinador de la licenciatura en Criminología de la UAQ, Emilio Paulín Larracoechea, en una entrevista realizada el 23 de octubre, tras su participación en un evento del municipio de Querétaro, reveló que se encuentran en pláticas para iniciar con el diseño de un posgrado en Sistemas de Identificación Humana, donde se incluirá la entomología forense.

“La intención es presentarlo (el posgrado) ante el Consejo Universitario en el mes de abril, para que en julio, agosto, esté empezando”, anticipó, para luego agregar que se trataría del primer posgrado en la materia a nivel nacional.

Agregó que, a través del Fondo de Proyectos Especiales de Rectoría (Foper), la Facultad de Derecho tiene un proyecto enfocado en cadáveres y fauna cadavérica, el cual se encuentra en una primera etapa y la intención es trabajar, inicialmente, con restos de animales bajo perspectivas éticas.

“Ahorita está en una primera etapa, que es la conformación de los espacios donde vamos a tener estos cadáveres de animales; estamos conformando toda la parte ética también, para que no tengamos ningún problema, y posteriormente iniciar con algunas investigaciones”, detalló.

Insectos en crisis