En México, viven más de 178 mil personas con VIH-SIDA

En el marco del Día Mundial del Sida, la OMS y la ONU se han fijado la meta de que, en 2030, la epidemia provocada por el VIH deje de ser una amenaza para la salud pública internacional

Aunque desde 2016 el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (Sida) dejó de figurar entre las 10 principales causas de muerte a nivel global, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró que la enfermedad causada por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH) sigue siendo uno de los mayores problemas sanitarios del planeta.

De acuerdo con las cifras del organismo multilateral, este padecimiento se ha cobrado la vida de 32 millones de personas en todo el mundo desde la década de 1980 y, hasta finales del año pasado, más de 37 millones 900 mil personas padecían esta infección a nivel internacional.

“Habida cuenta del creciente acceso a la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y la atención eficaces del VIH, incluidas infecciones oportunistas, la infección por el VIH se ha convertido en un problema de salud crónico llevadero que permite a las personas que viven con el virus llevar una vida larga y saludable”, aseveró la institución de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En el caso de México, el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH y el sida (Censida) tiene registrados 302 mil 925 casos desde 1983, dos años después de que la epidemia fuera descubierta en la ciudad de Los Ángeles, California, en Estados Unidos.

Actualmente, 178 mil 310 mexicanos viven con VIH-Sida, de los cuales 87 mil 232 personas padecen la infección que afecta a las células del sistema inmunológico; mientras que 91 mil 78 pacientes son portadores del virus, es decir, tienen la condición médica de “seropositivos”. Según las cifras oficiales, 108 mil 538 mexicanos han muerto como consecuencia de este padecimiento; además, hay 16 mil 77 casos con evolución desconocida.

Por su parte, la Secretaría de Salud del Gobierno de México tiene registradas a 98 mil 765 personas que reciben tratamientos antirretrovirales, de las cuales 77 mil 558 son hombres y el resto (21 mil 207), mujeres.

Con el objetivo de que en 2030 el sida deje de ser una epidemia que amenace la salud pública, la directora ejecutiva del Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH-SIDA (ONUSIDA), Winnie Byanyima, destacó que aproximadamente 24 millones 500 mil personas reciben actualmente algún tipo de tratamiento.

“La solidaridad de las mujeres, de los jóvenes, de los gays y otros hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, de los trabajadores sexuales, de los consumidores de drogas y de las personas transgénero ha logrado transformar la epidemia del sida, al capacitarlos a todos ellos para poner fin a la epidemia”, enfatizó.

Son necesarios temas sexuales en los libros de texto: Teatro y Sida