Tome nota, ahora podría venderle luz a sus vecinos

En la sesión del pleno de la Comisión Reguladora de Energía (CER) del pasado 29 de noviembre, se aprobó uno de los acuerdos más esperados en el sector de la generación distribuida, que seguramente más interesará al público en general.
Empiezo por explicar qué es eso de la generación distribuida. Según el artículo 3 fracción 23 de la Ley de la Industria Eléctrica, es aquella que se realiza por un generador exento y que se realiza en una central eléctrica interconectada a un circuito de distribución con una alta concentración de centros de carga. En palabras de mortales, es la generación de energía eléctrica que se produce a partir de muchas pequeñas fuentes de generación. No obstante, sí destaco uno de los elementos de la definición de la ley y es el concepto del generador exento, que es aquel que no requiere contar con un permiso propio para generar esa energía. De acuerdo con nuestra legislación eléctrica nacional, son generadores exentos aquellos que tienen una generación menor a 0.5 MW.
Por si aún no queda claro, la generación distribuida está cada vez más difundida en nuestra vida diaria a través de la instalación de paneles solares en los techos de nuestras casas y edificios en general. Cada vez son más las empresas que ofrecen servicios para instalar paneles solares que se interconectan a la red y que de manera ordinaria reducen la cantidad a pagar en nuestros recibos de luz a través de un ejercicio matemático en el que se compensa la electricidad consumida frente a aquella inyectada a la red. Eso es en esencia la generación distribuida.
Lo interesante de la resolución de la CER, que se deriva de una propuesta que habría sido trabajada por el excomisionado Guillermo García Alcocer, es que ahora las instalaciones que generen su propia energía a través de paneles solares podrán comercializar sus excedentes a sus vecinos que compartan un mismo punto de interconexión.
Hasta ahora, lo único que podía hacerse con la generación distribuida era que la energía generada en estos cientos de techos se reintegraba a la red eléctrica sin que pudiera ser comercializada entre los usuarios de suministro básico, que somos los ciudadanos de a pie. Con esta nueva regulación, se permitirá asociar a diversos usuarios para que hagan uso de la energía eléctrica de las centrales de generación distribuida con las que compartan interconexión. Ello permitirá, en pocas palabras, que bajo ciertos criterios técnicos y con el uso de ciertas reglas, precios y contratos, las personas o empresas que, siendo generadores exentos (recordando, aquellos menores a 0.5 MW), generen más electricidad que la que consumen, podrán comercializarla a otros usuarios.
Estoy seguro de que la noticia de este acuerdo será muy bienvenida. Además, continúa contribuyendo al auge de la generación distribuida, que tiene entre otras bondades la de ser más eficiente al reducir la pérdida de energía que se produce cuando se tiene que transportar a través de largas distancias y que incentiva la explotación de fuentes renovables, como lo es la energía solar. Aún así, estamos pendientes de conocer el acuerdo final y definitivo que se publicará próximamente en el Diario Oficial de la Federación y que contendrá el acuerdo aprobado por la comisión e incluirá el modelo de contrato de la contraprestación colectiva. A reserva de que ello suceda, esta es una muy buena noticia para el sector eléctrico que resulta más cercano a las familias mexicanas.

*El autor es maestro en Derecho Ambiental y Políticas Públicas por la Universidad de Stanford, y socio en Ballesteros y Mureddu, S.C.