Meditación ayuda a aliviar los achaques de la vejez

La respiración lenta y profunda disminuye la actividad del sistema nervioso, para que los cuencos que acompañan las sesiones de meditación manden vibraciones al cuerpo para ‘resetearlo’ energéticamente y mantenerlo en armonía

Aunque el proceso de envejecimiento es inevitable, es importante ayudar al cuerpo a envejecer armónicamente, es decir, física, mental y anímicamente. Para ello, existen círculos de meditación específicos para personas de la tercera edad, que les recuerdan que son importantes para quienes los rodean.

“El circulo de la sabiduría es para las personas de la tercera edad; ellos, que han vivido y experimentado tanto, nos comparten algo de su conocimiento, de sus experiencias, de su sabiduría (…) también sirven para que ellos entiendan el para qué de las enfermedades que llegan a su vida, no el por qué sino el para qué, y qué pueden hacer ellos para evolucionar y tomarlas como un aprendizaje; en este proceso van sanando muchas heridas”, explicó la fisioterapeuta Maryflor Salazar García.

Así mismo, detalló que otro de los beneficios de la meditación, a cualquier edad, es que mejora el estado de ánimo, ayudando a sobrellevar el sentimiento de soledad.

“Que ellos se sientan que son útiles, porque muchas veces se olvidan de su sentido de vida y piensan que ya no son útiles, ya no rinden como antes; es regresarles y recordarles que están aquí para algo y, aunque ya están en la etapa final (de la vida), tienen que abrazar lo que han estado haciendo, lo que han sembrado, y el hecho de que ellos puedan compartir entre ellos mismos sus experiencias, les hace renacer, les da vitalidad para seguir adelante; a lo mejor dos personas que no se conocían están pasando por procesos muy similares y compartiéndolos, es como caminar juntos; les recuerda que no están solos y que valen mucho para quienes están a su alrededor”, destacó la experta de Kaslem.

Finalmente, explicó que las meditaciones dirigidas para personas de la tercera edad son muy cuidadas para que se sientan cómodas, por lo que pueden realizarse acostados o sentados y duran aproximadamente 45 minutos, tiempo en el que se están sonando los cuencos, que además sirven para mantener la salud física.

“Los cuencos se manejan con una frecuencia de 475 hertz y esta frecuencia lo que hace es que llega a tu sistema nervioso central y manda toda esa vibración por medio de todos tus nervios al cuerpo; si hay alguna zona que tengas afectada, por ejemplo, una persona que tenga hepatitis, entonces se manda específicamente esa vibración al hígado para ‘resetearlo’ energéticamente; eso no quiere decir que le va a quitar la hepatitis, porque eso es un proceso patológico, pero lo que sí va a hacer es que se regeneren un poquito esas células, que les digan: ‘oye, estás medio dormida, despiértate’. Eso es lo que hacen las vibraciones: armonizan energéticamente”.

Corregidora será sede del Festival Internacional de Meditación y Yoga