Grupo de autodefensa presenta a niños armados en Chilapa, Guerrero

La Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores presentó a 19 niños armados con rifles y escopetas como policías comunitarios en Chilapa, Guerrero

Tras el homicidio de 10 músicos indígenas que ocurrió el viernes de la semana pasada, un grupo de autodefensa presentó públicamente a 19 niños armados y enmascarados que fueron reclutados como policías comunitarios en el municipio de Chilapa de Álvarez, ubicado en la región central del estado de Guerrero.

De acuerdo con las fotografías y videos difundidos por medios de comunicación locales, la mayoría de los menos de edad tienen entre ocho y 15 años. Al marchar en la comunidad de Alcozacán, los infantes portaban armas de fuego como rifles y escopetas; mientras que los más jóvenes cargaban palos de madera.

Este hecho estremeció a la opinión pública de México, luego de que un grupo de hombres armados asesinaran a una decena de músicos indígenas y quemaran sus cuerpos para aparentar que había sucedido un accidente automovilístico.

Los niños ahora forman parte de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Pueblos Fundadores (CRAC-PF), que desde la década de 1990 se encarga de las labores de vigilancia en comunidades rurales alejadas, donde las fuerzas de seguridad municipales, estatales y federales rara vez se aventuran.

Durante los últimos años, los policías comunitarios se han visto obligados a enfrentar a los grupos del crimen organizado que han arrasado a esa zona del estado de Guerrero. Anteriormente, sus actividades se limitaban a atender delitos menores como peleas o consumo de bebidas alcohólicas y a aplicar sanciones tradicionales como detenciones temporales o trabajo comunitario.

El líder de la CRAC-PF, Bernardino Sánchez Luna, explicó que el reclutamiento de menores de edad es necesario debido a que los elementos de la Guardia Nacional no han ayudado a proteger a las comunidades indígenas de la delincuencia organizada.

“Han caído 28 compañeros en solo un año” y han dejado sin padres a 66 niños, declaró durante el acto de presentación de los infantes armados. Asimismo, puntualizó que los menores de 12 años solamente reciben capacitación; sin embargo, aquellos de entre 12 y 15 años ya han comenzado a vigilar sus propias localidades. Agregó que si los menores de edad no portaran armas, serían secuestrados por organizaciones criminales.

Sánchez Luna añadió que muchos niños no pueden seguir con sus estudios más allá de la primaria, ya que tienen mucho miedo de salir de sus poblados para trasladarse a la secundaria más cercana.

Los grupos de autodefensa guerrerenses han estado combatiendo a la organización delictiva conocida como “Los Ardillos”, a quienes se les atribuye el asesinato de los 10 músicos indígenas.

El Gobierno Estatal de Guerrero condenó la masacre y el uso de niños armados en medio del clima de violencia que padece aquella entidad federativa. “Se hace un atento llamado a la policía comunitaria CRAC-PF a respetar, conforme a la ley, los derechos humanos de los menores de edad”, manifestó en un comunicado.

Militares son emboscados en Guerrero, tres mueren en el hecho