Entre chismes y campanas 29 de enero

No estaban muertos…

¡Y que reaparece doña Estelita Valenzuela, la ominosa y prepotente ex (des)coordinadora de comunicación social, del no menos polémico exalcalde de Querétaro Marcos Aguilar Vega! ¿Y sabe usted acompañando a quién? ¡Nada más ni nada menos que a la diputada local del PES -fan de Trump, jeje- Elsa Méndez!

Fue en la rueda de prensa a la que convocó la legisladora ayer, en donde este personaje hizo presencia, acompañada por Carlos Silva Reséndiz, exsecretario de Gestión Delegacional en la misma administración (quien fue denunciado ante la fiscalía del estado luego de que, en un video difundido en redes sociales, se observaba que en instalaciones de esta dependencia se resguardaban folletos con supuesta propaganda electoral).

Cuestionado sobre su presencia, el director de comunicación social del Congreso de Querétaro, Francisco Macías, refirió que estas personas son parte del equipo de la diputada Méndez Álvarez y negó que sean asesores de la Legislatura local.

Incluso, al preguntarle al vocero de la legisladora, Francisco Echeverría, sobre si los exfuncionarios forman parte del equipo de Elsa Méndez, solo contestó: “Pregúntales a ellos, o algún escrito a la diputada o la Legislatura”.

¿Andarán buscando alianzas Elsita y Marquitos?

Lo que Dios unió…

Por cierto que, a pregunta expresa sobre cuál es la función de su esposo Juan Barrios, quien aparece en todas sus actividades, Elsa Méndez respondió que su marido tiene 17 años acompañándola a todos lados las 24 horas del día y negó que perciba algún sueldo como asesor o que esté dentro de la nómina del Congreso del estado.

“Si se les hace algo raro, porque los demás anden solos, pues es su gusto; para mí, me siento muy respaldada que un hombre, que es mi esposo, esté conmigo, acompañándome siempre”, declaró la diputada.

Arranca negociación…

Que se realizó la primera audiencia conciliatoria entre la UAQ y su Sindicato Único de Personal Académico (SUPAUAQ) para la revisión salarial que enfrenta la máxima casa de estudios estatal de cara al emplazamiento a huelga propuesto para el 1 de marzo. Los maestros piden, de inicio, un aumento del 10 por ciento.