Acusa UAQ falta de planeación del gobierno federal al crear universidades para tener más médicos

Teresa García Gasca, rectora de la UAQ, explicó que el problema no es que las universidades no tengan la capacidad de “sacar” el número de profesionistas necesarios, sino que no ha habido un proyecto que empate las políticas públicas con uno de educación superior

Como “preocupante” calificó la rectora de la Universidad Autónoma de Querétaro, Teresa García Gasca, la generación de un sistema de universidades “que no tiene el sustento ni el soporte suficiente, en términos académicos, de planeación, presupuestales y de visión a futuro”; esto, al ser cuestionada sobre la creación por parte del gobierno federal de instituciones educativas con la finalidad de aumentar el número de egresados de la carrera de medicina.

“¿Por qué lo digo? Porque lamentablemente lo que se ha visto es que han iniciado operaciones las universidades -estoy hablando en general de las universidades últimas que se han abierto-, incluso sin instalaciones, y con muy poco presupuesto en un principio”.

Déficit de médicos, por el neoliberalismo

Cabe recordar que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, acusó en julio del 2019, la existencia en México de un déficit de 123 mil médicos generales y 72 mil especialistas: “Hay 270 mil 600 médicos generales en el país y debemos de tener, de acuerdo a la norma internacional, 396 mil 600”; en el caso de los segundos, el gobierno federal reportó la existencia de 146 mil especialistas, cuando se requieren 219 mil.

El pasado 13 de enero, al presidir la presentación de la Universidad de la Salud en la Ciudad de México -cuyo programa de ingreso en la modalidad a distancia arrancará este 4 de febrero y cerrará el 3 de abril-, el mandatario advirtió que abrirán “todas las universidades que sean necesarias” y acusó que la falta de personal médico en México es producto del modelo neoliberal.

“Tenemos un problema estructural, de fondo, nos faltan médicos en el país; ese es uno de los saldos negativos del modelo neoliberal, el apostar a la privatización de la educación, el imponer los exámenes de admisión como pretexto, usarlos como excusa para rechazar a los jóvenes con la mentira de que no pasaban el examen de admisión, porque no tenían presupuesto las universidades públicas”, dijo.

Y explicó que la nueva universidad, que abrirá sus puertas en la Ciudad de México el mes de junio, será una escuela de mayor dimensión en cuanto al número de alumnos; tanto de medicina como en enfermería. También recordó que ya están funcionando 11 universidades del sistema Benito Juárez en todo el país.

Lo que falta es ir de la mano con universidades…

Contrariamente a lo expresado por el presidente, la rectora de la UAQ explicó que el problema no es que las universidades no tengan la capacidad de “sacar” el número de profesionistas necesarios, sino que no ha habido un proyecto que empate las políticas públicas con un proyecto de educación superior.

“Vamos desfasados: por un lado, los planes de gobierno; por otro, las universidades tratando de hacer nuestro trabajo”, y  aunque tenemos objetivos comúnes -puntualizó- “nunca nos empatamos. Es indispensable que se genere un proyecto de educación superior a nivel nacional que esté anclado a las políticas públicas y que vayamos de la mano; y que entonces se le invierta a la universidad pública que ya existe”.

García Gasca refirió que en México hay miles de universidades, lo que resulta impensable en otros países: “lo que se hace es invertirle a las universidades existentes para que se fortalezcan y para que se desarrollen; en cambio, aquí estamos atomizando los apoyos, atomizando los presupuestos y entonces no le alcanza a nadie para nada”.

Al hablar de las Universidades para el Bienestar Benito Juárez -100 planteles en los 31 estados de la República (uno de ellos en el municipio de Ezequiel Montes, Querétaro), con 36 carreras; entre ellas, Medicina Integral y Salud Comunitaria, Enfermería y Obstetricia y Medicina Veterinaria y Zootecnia-, consideró que no ha sido un acierto por parte del gobierno federal: “Yo no estoy diciendo que no sea valioso abrir más universidades, pero apuntalemos lo que ya tenemos. Apostémosle al sistema de universidades que ya tenemos, México tiene un sistema de universidades públicas fortísimo: las 35 universidades estatales públicas -que somos las autónomas, más las universidades públicas federales- atendemos a la mayor parte de la matrícula (al 70 por ciento de la matrícula en México), y además lo hacemos con calidad, porque justamente somos las universidades que más programas acreditados tenemos, que más profesores en el Sistema Nacional de Investigadores tenemos, que más investigación hacemos, que más vinculación tenemos”.

La académica se cuestiona ¿Qué va a pasar con estas universidades?, y responde: “Yo espero que no sea tan caótico. Estamos viendo los resultados de la Universidad de la Ciudad de México que son malos, muy malos; ese es el precedente inmediato de este sistema de universidades”.

También confió en que la situación pueda revertirse y se logre que el nuevo sistema de universidades pueda “repensarse”, “y que podamos replantearlo juntos, las universidades y el gobierno; y poder aliarnos en este esfuerzo por atender una matrícula mayor. Efectivamente necesitamos atender a más estudiantes, estamos en la mejor disposición de hacer proyecto con el gobierno federal, con el gobierno estatal, con el gobierno en general; pero creo que tenemos que construir un proyecto común, este asunto de las universidades que se están generando es respuesta a esta desagregación, a esta dispersión de esfuerzos que tenemos en México”.

Por otro lado, rechazó el argumento de López Obrador de que los exámenes de admisión sean un pretexto, que no es cierto que los estudiantes los reprueben y que la intención es alentar la educación privada: “No, completamente no es así, particularmente la experiencia de la UAQ es que recibimos estudiantes para los cuales tenemos capacidad física y planta docente; no podemos hacer más”.

¿Nada qué ver con una visión neoliberal? “No, no, por favor, nada qué ver, imagínese nada más que estuviéramos en ese plan; si lo que queremos es ampliar. La UAQ crece entre cuatro y cinco por ciento al año en número de estudiantes. El año pasado incrementamos 13 por ciento el número de estudiantes con respecto al año anterior; sin embargo, eso sigue generándonos un 30 por ciento de cobertura. Hay más aspirantes, recibimos más estudiantes; entonces el número de estudiantes va para arriba, pero en cobertura seguimos recibiendo a tres de cada 10, a pesar de todos los esfuerzos que hacemos: abrimos nuevos programas, estamos buscando apertura de campus; no lo podemos hacer de forma irresponsable”, subrayó.

Finalmente, la rectora de la UAQ concluyó: “Tenemos que ir de la mano de un presupuesto suficiente y por eso hacemos la gestión del presupuesto; pero esto tiene que ir necesariamente anclado a un proyecto. No puede seguir siendo sin criterios. El presupuesto a las universidades no puede seguir asignándose sin criterios particulares de crecimiento educativo y de apoyo a la sociedad”.

En riesgo, posgrados de médicos de la UAQ en EUA, por falta de acreditación ante COMAEM