El Marqués contrató en 2018 a empresa, a pesar de vínculos con el entonces alcalde

De acuerdo con la ESFE, uno de los socios principales de la empresa Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV, tenía vínculos profesionales y comerciales con el entonces presidente municipal de El Marqués, Mario Calzada, es decir, que hubo un posible conflicto de interés

En enero de 2019, Códigoqro publicó que la Entidad Superior de Fiscalización del Estado de Querétaro (ESFE) había detectado -al revisar las cuentas públicas correspondientes al 2017 de la gestión encabezada por el entonces alcalde de El Marqués, hoy regidor de este ayuntamiento, Mario Calzada Mercado- que se habían pagado injustificadamente 21 millones 108 mil 105.45 pesos a la empresa Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV, por la prestación de servicios personales a través de la ministración de personal (‘outsourcing’) y el manejo de hasta 329 empleados que desarrollarían sus actividades en las dependencias del municipio; porque no acreditó que la prestación de dichos servicios personales se hubiera recibido efectivamente.

La auditoría también reveló que el prestador de servicios contratado no tenía la capacidad técnica y de personal necesario para brindar el servicio y subcontrató -de manera ilegal- a la empresa Operadora Pax, SA de CV, la cual estaba constituida por los mismos socios de Inversiones de Capital Mexicano del Bajío.

Incluso, la ESFE consignó que el municipio de El Marqués había aceptado que el hecho de que la segunda de dichas sociedades figurara como entidad pagadora constituía “una mera estrategia fiscal” implementada por ambas, como partes de un mismo grupo de empresas afiliadas que tenía como objetivo “el reducir la carga impositiva”.

Lo que el informe de la ESFE no reveló entonces fue que uno de los socios principales de la empresa Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV, tenía vínculos profesionales y comerciales con el presidente municipal Mario Calzada; es decir, que hubo un posible conflicto de interés. Además, dicho socio tenía también conexión con uno de los accionistas de la empresa subcontratada.

Sin embargo, en el informe correspondiente al 2018, la auditoría sí da cuenta de ello en las observaciones dos y 14, las cuales -nuevamente- hacen referencia al tema, es decir que a pesar de las observaciones del año anterior, el municipio contrató nuevamente el servicio de ‘outsourcing’.

“Se advierte una afectación del desempeño imparcial y objetivo de las funciones que el servidor público con RFC: CAMM660212TT8 tuvo en razón de intereses personales, familiares o de negocios al haber consentido dicho acto al 30 de septiembre de 2018 así como quienes suscriben los actos inmersos en los contratos señalados, la contratación de la prestación de servicios de la persona moral identificada como 32,238; asimismo, por haber incumplido las disposiciones legales aplicables que regulan la subcontratación laboral (‘outsourcing’); teniéndose como injustificado el recurso pagado”, señala la observación 14.

El recurso pagado ascendió, según el informe, a 30 millones 145 mil 037.79 pesos; el RFC citado por la ESFE corresponde – de acuerdo con una consulta al Sistema de Administración Tributaria (SAT)- al del ex alcalde Mario Calzada Mercado. La persona moral 32,238 es Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV, según el Registro Público de Comercio.

Adicionalmente, en la observación dos, la entidad superior revela que: “La persona moral denominada ‘Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV’ tiene como uno de los socios principales al C. Juan Pablo Patrón Pérez (…); el cual tuvo actividades profesionales y comerciales con el titular de la Entidad Fiscalizada al 30 de septiembre de 2018; al ser apoderado legal (C. Juan Pablo Patrón Pérez) de la empresa Log Industrial, SA de CV, de la cual es socio el titular del municipio por la administración 2015-2018 (…); por lo que se presume un conflicto de interés y aún así fue contratada por la fiscalizada”.

Pero además, la ESFE presume que Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV contrató a la empresa Operadora Pax, SA de CV, en la cual figura como accionista su propio apoderado (Rodrigo Patrón Pérez).

Una consulta al RPC…

Códigoqro constató que ante el Registro Público del Comercio de la Secretaría de Economía, Juan Pablo Patrón Pérez aparece como propietario de 45 acciones de la empresa Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV, (folio mercantil 49551).

A su vez, Juan Pablo Patrón Pérez está como apoderado en el acta registrada -también ante el RPC (folio mercantil 41532)- de la empresa Log Industrial, SA de CV, en la que entre los accionistas está Mario Calzada Mercado.

Y Rodrigo Patrón Pérez -registrado como propietario de 45 acciones de Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV (otras 45 son de Juan Pablo Patrón Pérez y 10 más de Pedro Aurelio Sánchez Luna)- en Operadora Pax, SA de CV, tiene 80 acciones; las 20 restantes corresponden a Pedro Aurelio Sánchez Luna, según la escritura pública número 28393.

Otras irregularidades…

Además de la presunción del conflicto de interés, la ESFE observó en el informe del 2018 que al contratar este servicio de ‘outsourcing’, el municipio de El Marqués había incumplido scon las disposiciones legales que regulan la subcontratación laboral, “evadiendo con este hecho, los derechos y prerrogativas que le otorga esta Ley, al personal subcontratado”.

La empresa contratada (Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV) no tenía la capacidad técnica de prestar el servicio contratado por la administración de El Marqués, ya que subcontrató el 100 por ciento de los servicios de Operadora Pax, SA de CV.

El Marqués no acreditó plenamente -con recibos de nómina, listas de nómina y su validación, dispersiones bancarias e incidencias de personal- que, efectivamente, se recibió el servicio contratado.

El IMSS reportó que Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV no tuvo registros en 2018, además de que no localizó ningún contrato en relación con este servicio de ‘outsourcing’ convenido; en tanto, la autoridad fiscal en el Impuesto sobre Nóminas confirmó que esta persona moral no estaba inscrita (a junio de 2019) en su padrón de ISN.

La ESFE detectó daño al erario por un monto de 11 millones 222 mil 742.16 de pesos, luego de que Operadora Pax, SA de CV informó que realizó pagos al IMSS en 2018, aunque no confirmó haber prestado servicios al municipio de El Marqués; y determinó que Inversiones de Capital Mexicano del Bajío, SA de CV vendió el trabajo “como un artículo de comercio”.

En manos de la Fiscalía, observaciones de la ESFE a El Marqués: alcalde