Ley de Protección para Periodistas

0
304

Hace un mes que el diputado Mauricio Ortiz Proal presentó una iniciativa de ley de Protección para Periodistas ante el Congreso del Estado, hace ya también un mes que el gobernador Francisco Domínguez dijo que haría lo propio y la pondría a consideración de las y los periodistas.

Ya pasaron muchos días y semanas y como suele suceder en estos casos, los poderes del estado le apuestan al olvido, a que salga una nueva noticia para fingir que no pasa nada.

Y es que esta cosa de promover leyes que protejan el ejercicio profesional de los periodistas fue mera ocurrencia derivada de ese momento álgido en que el presidente Enrique Peña Nieto citó de urgencia a los gobernadores y la gobernadora de Sonora, tras el asesinato del sinaloense Javier Valdez. Salieron a todo con la nota, pero de ahí ya nada ha sucedido en Querétaro que no sea mantener incluso ese estilo de negarle información a la prensa, de no abrirse a dar entrevistas y si eso pasa en el día a día, menos van a cumplir sus promesas de legislar.

A la bancada priista en el Congreso queretano le resulta cómodo en principio haber olvidado una iniciativa presentada por el entonces coordinador parlamentario y hoy diputado federal Braulio Guerra. Y la ignoran porque así lo han decidido. Entonces prefieren presentar un absurdo de iniciativa que además de ser una pésima copia de la Ley de Protección para Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas aprobada por el Congreso de la Unión en 2012, es también una legislación regresiva y que hasta favorece esquemas subsidiarios que no solo son deshonestos… representan una carga innecesaria para el erario público a costa del resto de la población.

En el caso del gobierno panista, no solo no hay iniciativa, salen con la idea de presentar una propia como si se tratara de una competencia con el PRI a ver quién hace la peor propuesta. Incumplen además con incluir al gremio en estas discusiones. Y esta negativa va más allá porque se niegan a dialogar con las y los periodistas de la entidad y ni siquiera aceptan la ayuda y acompañamiento de otras experiencias que se han dado en otras entidades.

El sexenio anterior, el PRI tuvo la oportunidad de empujar una buena iniciativa, inclusive había algunos diputados del PAN que estaban dispuestos a votarla a favor. Simplemente se hicieron y dejaron que el tiempo pasara y el calendario electoral llegara. Hoy el PAN tiene la oportunidad de presentar una buena iniciativa, retomar la que acaba de presentar el PRI, pero tampoco muestran interés real por hacerla. Y la situación es que parece que no han terminado de entender el sentido de una ley en esta materia. No han entendido ni siquiera qué deben hacer con ese compromiso institucional con el Gobierno Federal y la Conferencia Nacional de Gobernadores de instalar “Mecanismos de Protección”. Estos Mecanismos no deben ser necesariamente nuevas instituciones, son simplemente estas acciones y políticas públicas que el Estado debe empujar y operar acciones que garanticen el libre ejercicio profesional del periodismo en cualquier condición, sea de inseguridad o no.

La Ley que debe surgir del Congreso local, sin importar quien la redacte no puede ni debe ser una ley que promueva malas prácticas ni acciones de contubernio entre la prensa y el poder, debe ser ese marco jurídico que de certeza a periodistas de que el Estado cumplirá con su obligación constitucional de velar por el derecho que tiene la sociedad a ver, difundir y recibir información útil. Eso es lo que no han entendido ni tienen ganas de que se los podamos explicar.

*Periodista, autor del “Manual de Autoprotección para Periodistas”