Psiquiátrico: asignatura pendiente

0
80

Hace 30 años, surgió en la Facultad de Psicología (UAQ) un anteproyecto para construir un hospital de salud mental en Querétaro. La propuesta incorporaba aspectos de modelos de atención del Hospital General de la UANL y de la Comunidad Terapéutica en Morelia. Las autoridades consideraron que las condiciones de la población no justificaban tal proyecto, pues la salud mental no representaba un problema de salud pública.

Para 1990, el Hospital General del IMSS contaba con dos plazas de Psicólogo Clínico y el ISSSTE solo tenía una plaza. Hoy en día, el ‘Seguro Social’ sigue contando con dos Psicólogos Clínicos para atender a sus derechohabientes en el Estado de Querétaro y el Hospital Regional que atiende a los trabajadores del Estado aumentó a dos plazas.

La historia de la atención a la salud mental de los queretanos ha sido todo un tabú. Las autoridades no han presentado argumentos claros; han querido mostrar que, ‘por imagen’, en Querétaro no se requiere un centro de internamiento para pacientes con trastorno mental, y cuando han implementado programas preventivos, participan personas no preparadas para ello o no cuentan con el perfil profesional requerido, tal como sucede en la aplicación del nuevo sistema penal acusatorio, que los psicólogos son desplazados por abogados.

También, se ha argumentado el enorme gasto financiero que un hospital representaría y que sería un medio de cultivo de problemáticas en las que tendría que intervenir Derechos Humanos.

Durante mucho tiempo, diversos sectores de la población y el gremio de los psicólogos se pronunciaban por tener un lugar para resguardar y contener a personas con ansiedad generalizada, crisis psicóticas, esquizofrenia, intento suicida o con depresión crónica, quienes, en un momento dado, ponían en riesgo su vida o la de sus cuidadores. La respuesta de las autoridades era la de siempre: NO.

Cuando los psicólogos cambiaron su discurso y señalaron que lo urgente eran acciones de prevención y el establecimiento de Redes de Apoyo Interinstitucional, la autoridad comienza a difundir que si habría un centro para la atención de trastornos de la conducta. Hasta un Secretario anunció la construcción en breve, por el rumbo a Huimilpan, de un hospital psiquiátrico.

A inicios del presente año, el pleno de los diputados locales recibió la iniciativa de una propuesta de Ley Estatal de Salud Mental, de la que se espera surja un Plan Estatal, no para construir un psiquiátrico, sino para operar las reglas de trabajo de los profesionales adscritos a las instituciones, públicas y privadas, que se dedican a la atención de la salud mental. La Ley es un paso adelante, aunque no exista el compromiso de Gobierno del Estado en aportar los recursos necesarios para su aplicación.

Este fin de semana, 18 psicólogos iniciaron el Diplomado en ‘Salud Mental y Psicoterapia’, mismo que será acreditado por el Colegio Estatal de Psicólogos de Querétaro, A.C. y la Sociedad PSIQUE, A.C. con la finalidad de revisar diversas temáticas y generar propuestas de intervención en las familias queretanas. Sin embargo, queda aún pendiente el compromiso del gobierno para dar respuesta a problemas de salud mental pública.

Psicólogo Clínico, Twitter@psicgarcia