Airbnb. Ya viene la fiscalización

0
114

Hace algunos meses se me ocurrió opinar sobre las consecuencias fiscales de recibir ingresos por la ‘renta’ de un inmueble a través de Airbnb, hoy me retracto, usted disculpe. ‘Airbnb’ es la plataforma tecnológica más usada para el alquiler por temporada de departamentos y su uso ha generado discusiones y problemáticas sumamente interesantes.

Los países han comenzado a regular, fiscalizar e incluso prohibir el uso de esta aplicación.Quienes están en contra de su uso argumentan que este tipo de rentas afectan a los arrendamientos tradicionales y generan actos de molestia hacia la comunidad.

Berlín y Nueva York son un ejemplo de ciudades en donde las rentas temporales (menos de 30 días) están prohibidas. París, por ejemplo, es la ciudad que ofrece más inmuebles a través de Airbnb y se dice que esto ha comenzado a afectar a los habitantes de la ciudad.

La renta de los inmuebles en el centro histórico de París se ha incrementado y muchos parisinos se han tenido que trasladar a lugares más alejados.

Mas aún, el movimiento de la población parisina esta modificando la actividad comercial de dicha zona de atracción para los turistas, pues los servicios que estos necesitan son muy distintos a los que anteriormente requerían los ‘lugareños’.

Imagino que una papelería o una tintorería tendrá muchos menos clientes si los únicos que habitan por ahí son turistas. Pero bueno, hace unos meses opiné que los ingresos percibidos por estas ‘rentas de temporada’ no debían considerarse como ingresos sujetos al Impuesto por Hospedaje de las Entidades Federativas puesto que lo único que se ofrecía era la renta de un inmueble mas no así un servicio de hospedaje, es decir, que la renta de espacios a través de Airbnb no incluía los servicios que los hoteles sí ofrecían, pero debo decir que hoy cambio de opinión.

La renta de un espacio en Airbnb no es un simple arrendamiento pues se incluyen diversos servicios de hospedaje, desde los que ofrece la plataforma hasta lo que se incluyen por el pago de ‘la renta’(sábanas, toallas, artículos de limpieza, consumibles, etc.) y, por lo mismo, los ingresos obtenidos deben sujetarse al pago del impuesto local por hospedaje.

La Ciudad de México (DF) es la primera ciudad de América Latina donde Airbnb servirá como un auxiliar de la recaudación del impuesto sobre hospedaje. El DF (le seguiremos diciendo así) ya ha ‘convencido’ a Airbnb para que con su apoyo se recaude dicho impuesto y, además, le ha pedido (amablemente) que comparta su base de datos, ¿cuánto tardará el SAT en hacer lo mismo? Si usted recibe ingresos por Airbnb mas vale que los esté declarando.

Hasta la próxima semana. @Pacoceb