Subgobernador del Banco de México prevé fuerte descenso de inflación en 2018

0
45

Para 2018 se espera un fuerte descenso de la inflación y se anticipa que a finales de ese año se ubique dentro del intervalo de variabilidad del objetivo de inflación, estimó el subgobernador del Banco de México (Banxico), Javier Guzmán Calafell.

En un seminario sobre volatilidad financiera e intervención en el mercado cambiario, en Cusco, Perú, dijo que las expectativas de inflación para el cierre de 2017 en México han aumentado de manera considerable.

Así, se han alcanzado cifras por encima de la cota superior del intervalo de variabilidad del objetivo de inflación del Banxico, de 3.0 por ciento (más/menos un punto porcentual), añadió en el evento organizado por el Banco Central de Reserva del Perú y el Banco Interamericano de Desarrollo.

En su ponencia “Nuevos retos para los bancos centrales de Latinoamérica”, afirmó que no existe evidencia de efectos de segundo orden derivados de los choques que han afectado la evolución de los precios.

Guzmán Calafell apuntó que si bien se proyecta una desaceleración de la actividad económica en 2017, se espera que ésta sea gradual y se encuentre fuertemente influenciada por acontecimientos externos.

Además, el aumento de las tasas de interés de corto plazo en México ha desincentivado el uso del peso para la cobertura de riesgos en otras economías emergentes; no obstante, los riesgos inflacionarios persisten.

Refirió que las expectativas de inflación para el largo plazo basadas en encuestas han permanecido relativamente estables, aunque se encuentran por arriba del objetivo, de acuerdo con su ponencia divulgada por el Banxico en su página en Internet.

De igual modo, el diferencial entre los rendimientos nominales y reales de los bonos gubernamentales permanece en niveles superiores a los observados en 2016, lo que sugiere preocupación sobre la evolución de la inflación en México a mediano y largo plazo.

Asimismo, estimó, es probable que persista un entorno de gran incertidumbre ante las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), otras potenciales acciones por parte del gobierno de Estados Unidos, la normalización de la política monetaria en ese país y el proceso electoral de 2018 en México.

“Por tanto, la posibilidad de presiones adicionales sobre el peso derivadas de estos y otros factores no ha desaparecido. Además, el riesgo de efectos de segundo orden generados por los choques de oferta recientes, si bien aún contenidos, no se ha disipado”, acotó

Bajo tales circunstancias, consideró Guzmán Calafell, es indispensable mantener una implementación cautelosa de la política monetaria.