De síntomas y patologías

0
63

Un día en el consultorio médico:

-“Buenas tardes doctor, vengo a verlo porque llevo ya tiempo sintiéndome muy mal”.
-“Me parece extraño”, responde el médico, “ya que por su edad y condición debería de gozar de buena salud; pero dígame, qué le duele”.

-“Me duele la cabeza como si me fuera a explotar en cualquier momento y veo borroso; siento la garganta seca y adolorida; cargar algo es impensable debido a un dolor muy agudo en la espalda y me canso fácilmente al poco tiempo de caminar; mis manos están enrojecidas, hinchadas y mis articulaciones sensibles.

Además, debo tener algo en los riñones porque no duermo debido al malestar tan agudo por la noche; y, como si esto fuera poco, sufro de estreñimiento crónico”.

El médico lo envía a hacerse una serie completa de estudios debido a la complejidad del cuadro y, por fin, llega el día del diagnóstico. Muy serio se lo comunica:

-“Debo informarle que su cuadro es complejo: sus dolores de cabeza son debido a la inflamación de las meninges. Le han sembrado bacterias de confusión que provocan el dejar, poco a poco y sin darse cuenta, de creer que existe una solución a tanto abuso para sentirse derrotado antes de intentarlo.

Además, empieza a crecer en su cerebro un tumor agresivo que oprime la iniciativa. Para esto, solo puedo recetarle voluntad para cambiar su realidad desde sus propias posibilidades”.

“Por otro lado, le confirmo que ha desarrollado cataratas en ambos ojos debido a que el cristalino se ha vuelto opaco, siendo característico de quienes en el camino han perdido la perspectiva debido a que la violencia que perciben es tan apabullante que prefieren taparla con un velo antes de entenderla. Pero no se asuste, observar la realidad no es necesariamente vivirla; sin embargo, si niega su existencia, bien podría vivirla”.

“La sensación de garganta seca se debe a que esta se encuentra quemada porinhalaciones de humo de uso de poder desmedido. Así que no intente quejarse antes de tiempo ya que, de lo contrario, podría quedar mudo de por vida. Mejor haga gárgaras diarias de reflexión para que cuando sane, levante la voz con verdaderas propuestas”.

“Está usted severamente contracturado de la espalda, lo cual denota que lleva cargando por muchos siglos un mestizaje que, en vez de fortalecerlo, le ha jugado en contra. Los nudos en la espalda se forman cuando, por decisión propia, se ejerce lo peor de una herencia y se deshecha aquello que enaltece, cayendo constantemente en la victimización, la auto conmiseración y el complejo. Le propongo tomarse estas pastillas que lo ayudarán a asumir su responsabilidad, hacer a un lado lo que no le corresponde y entender la diferencia entre ambas opciones”.

“Sus niveles de grasa en la sangre son tan altos que corre el riesgo de sufrir un infarto fulminante a la muy incipiente democracia en la que subsiste. La corrupción, no se le olvide, evita que el corazón bombee valores universales que, de circular correctamente por sus arterias, le inyectarían a su cuerpo la ética que acompaña al progreso”.

“El enrojecimiento de sus manos denota una osteoartritis aguda causada por tirar piedras y esconder la mano. E intuyo que es debido a que está usted tan enojado que no sabe bien a quién quisiera herir. Le aconsejo también dejar de dar puñetazos a las paredes y usar su indignación para construir, no para autodestruirse”.

“Tiene un riñón plagado de cálculos renales como resultado de la gran saturación de sales ácidas de apatía. Pero, no se preocupe, el camino de salida de las piedras podrá ser doloroso y se llama acción, pero cuando se emprende con convicción, los resultados son inmediatos”.

“Por último, el retraso del vaciado intestinal es algo fácil de corregir. Si usted decide evacuar a aquellos que le hacen tanto daño, se regularizará pronto. La medicina se llama cero tolerancia y denuncia”. Sale México alarmado del consultorio. Y así, joven y fuerte, sufre nuestro país de males de hombre viejo. ¿Desahuciado? De ninguna manera, pero ¿para qué esperar a que esto suceda si somos muchos más los buenos?