Candil de la calle…

0
164

Denunciamos cuanta irregularidad e injusticia vemos a nuestro alrededor… damos seguimiento a esas notas como si en ello nos jugáramos la propia vida; pero cuando se trata de nosotros mismos, bajamos la cabeza y se nos quita lo ‘ bravucones’ . Es como si trajéramos tatuada en la conciencia la frase ‘ son gajes del oficio’…

De acuerdo con el ‘ Panorama de los perfiles demográficos, laborales y profesionales de los periodistas en México’ de Márquez-Ramírez, Hughes (dado a conocer hace unas semanas), la incertidumbre y la vulnerabilidad reinan en el ejercicio periodístico en México; de entrada, el diagnóstico da cuenta de una escasa colegiación y unión gremial que contribuya a la protección de nuestros derechos (y –peor aún- hemos visto cómo en la práctica surgen ‘ asociaciones’ patrocinadas en realidad por autoridades con fines oscuros).

Así, en el ejercicio periodístico, la constante en muchos medios de comunicación es la inseguridad laboral …“Si bien un 83.6 por ciento labora de tiempo completo en su medio –mientras que 10.3 por ciento lo hace de tiempo parcial y el 5.3 son freelancers- más de la tercera parte (34.8 por ciento) tiene otra actividad remunerada además del periodismo, lo que implica que para muchos de los encuestados el periodismo no garantiza un ingreso digno, y ha de hacerse de otras fuentes de ingreso complementarias. Además, en promedio, los periodistas mexicanos trabajan para 2.21 diferentes medios”, señala el estudio.

Y esto, a pesar de que –agrega- “más de la mitad de los encuestados (55.5 por ciento) cuenta con al menos 10 años de experiencia en el periodismo, más de un cuarto (26.4 por ciento) tiene entre cinco y 10 años de experiencia y menos de un quinto (18.1 por ciento) cuentan con menos de cinco años trabajando como periodistas, lo que significa que la mayoría de los periodistas en México están suficientemente experimentados…

”Dentro de los indicadores de la ‘ precarización laboral’ , la investigación arrojó que existe una enorme brecha salarial entre periodistas (el 33.2 por ciento ganaba entre cinco y 10 mil pesos mensuales al momento de la encuesta; un 13.9 por ciento percibía menos de cinco mil pesos al mes; el 23.1 por ciento ganaba entre diez y 15 mil pesos y el 29.8 por ciento ganaba más de 15 mil al mes). Entre reporteros, la inestabilidad es mayor: Uno de cada cinco ganaba menos de cinco mil pesos y alrededor de dos tercios percibía entre cinco y 10 mil pesos.

Ahora bien, el estudio ‘ Condiciones laborales de las y los periodistas de México’ elaborado por CIMAC en el 2015, concluyó que“En el medio periodístico el nivel de escolaridad no representa una variable determinante para ingresar al empleo (…); (y) tampoco existe una (política) de estímulos que arraigue a las y los periodistas en sus empleos”; y que la alta rotación en medios de comunicación “es un fenómeno muy frecuente en el mercado del trabajo nacional (se estima en un 70 por ciento).

Tal situación tiene que ver con la precariedad laboral: pocas prestaciones, bajos salarios, escasa capacitación y horarios extensos”. Además, puntualizó: “El promedio nacional de personas con contrato escrito es de 4.6 (…)

Los ‘ arreglos’ laborales son esencialmente discrecionales, sin reglamentos interiores, contratos por escrito o sindicalización; en especial para las periodistas, quedando más expuestas a los despidos”.

Así las cosas en esta noble profesión –una de las más peligrosas en México-, en donde los riesgos están no solo fuera de las empresas de comunicación (presiones por parte de las autoridades y delincuencia), sino dentro de muchas de ellas… A pesar de ello –o precisamente por eso- debemos tatuarnos la consigna de que la violencia, la censura y la violación de derechos laborales, ¡no son gajes del oficio!”.

P.D. Candil de la calle oscuridad de su casa. (Anónimo)