Sigue el ataque a los Outsourcing

0
114

Si sabe usted sobre el primo de un amigo que utiliza la figura del Outsourcing para pagar menos impuestos y contribuciones de seguridad social (IMSS)avísele que quizá sea tiempo de emprender la retirada, desde hace un par de años que el SAT esta intentando eliminar esta práctica evasora.

Claro está que no se debe generalizar, existen empresas muy serias de Outsourcing que llevan años brindando sus servicios, pero no nos engañemos, una gran cantidad de ellas se ha creado con el único fin de ofrecer esquemas de evasión, y lo peor, afectando a los empleados en el proceso.

Lo último que supimos del SAT en su lucha contra estas prácticas indebidas fue su estrategia para fiscalizar el Outsourcing. Cada que la autoridad realice una auditoria y detecte la existencia de personal subcontratado cuestionará la procedencia de la deducción y del acreditamiento del IVA.

Para lograr lo anterior los auditores del SAT estarán obligados a confirmar si la subcontratista (la empresa de Outsourcing) cumplió, respecto de sus trabajadores, con todas las obligaciones fiscales, por ejemplo: retención y entero del ISR, expedición de los CFDI de nómina, pago de las cuotas obrero patronales (IMSS), etc.

Adicionalmente, por tratarse de un asunto de interés público (a decir de la autoridad), los auditores deberán cerciorarse de que el IVA acreditado por la empresa auditada esté efectivamente pagado al SAT (en la cadena de proveeduría). Esto porque en muchos casos estas empresas de Outsourcing no solo evadían el ISR y las cuotas del IMSS sino que además, se volaban parte del IVA cobrado a sus clientes.

Si de la revisión llevada a cabo por el SAT se observa que se cumplió con los requisitos antes mencionados, la autoridad concluirá que se trata de un esquema ‘sano’ de subcontratación laboral y el contribuyente habrá pasado la prueba, de lo contrario, se considerará que se trata de un esquema ‘agresivo’ de subcontratación.

En este último caso el SAT procederá a informar a la Junta de Conciliación y Arbitraje y al IMSS para que ambas dependencias ejerzan las facultades que consideren necesarias a fin de determinar quién es el patrón para todos los efectos laborales.

Si la Junta de Conciliación determina que no existió una subcontratación laboral, se desconocerán todos los efectos fiscales de la operación teniendo como resultado el rechazo de la deducción para efectos del ISR y del acreditamiento para efectos del IVA.

Fíjese usted todo lo que un empresario debe cuidar al momento de subcontratar personal, debe cerciorarse de que su proveedor cumple con sus obligaciones fiscales pues de lo contrario pierde una importante deducción.

¿Cómo lo va a lograr? ¿nos tendrá que mandar nuestro proveedor, mes a mes, sus papeles de trabajo? ¿Su cobranza para efectos de IVA? ¿El detalle de sus pagos para su IVA acreditable? Por eso le digo, quizá lo mejor sea evitar la subcontratación de personal si no se tiene la certeza de estar operando con una empresa seria de Outsourcing. Hasta la próxima semana. @Pacoceb